ALERTA SOBRE SUPUESTAS EMPRESAS

La Comisión Nacional el uso fraudulento y suplantación de su nombre comercial e incluso algunos de sus datos fiscales

Al menos 13 Sociedades Financieras de Objeto Múltiple, Entidades No Reguladas (SOFOMES, E.N.R. y 1 Sociedad Financiera Popular (S.F.P.), que están debidamente inscritas en el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES) informaron a la Comisión Nacional el uso fraudulento y suplantación de su nombre comercial e incluso algunos de sus datos fiscales o administrativos, con los cuales defraudan a personas que buscan obtener un crédito “rápido” y “barato”.

En el caso de Morelos,  se denunció suplantación de Financiamiento Progresemos, S.A de C.V., SOFOM, ENR, por lo que Condusef pide verificar ante la dependencia la correcta, ya que a través de correos electrónicos y WhatsApp, ofrecen créditos, a cambio de dinero. En estos casos, las personas engañadas han pagado y perdido cantidades que van entre los mil y cien mil pesos, por lo que han tenido que recurrir ante el Ministerio Público a presentar la denuncia correspondiente.

El modus operandi de las empresas falsas usualmente es que utilizan información como razón social, direcciones, teléfonos e imagen corporativa (logotipos) de las entidades financieras debidamente registradas y supervisadas, para hacerse pasar por ellas. Dicha información es utilizada en contratos, publicidad, redes sociales, páginas de internet apócrifas o anuncios en periódicos.

Ofertan créditos inmediatos y con pocos requisitos, pero solicitan anticipos de dinero en efectivo o mediante depósito a una cuenta bancaria con la finalidad de apartar el crédito, gestionarlo, adelantar mensualidades, pagar gastos por apertura o como fianza en garantía, generalmente por el equivalente al 10% del monto total del crédito solicitado.

La población ha manifestado que personas que laboran en las empresas falsas, los contactan vía telefónica o por redes sociales ofreciéndoles créditos con mensualidad de montos pequeños para hacerlos atractivos, sin embargo, cuando no reciben el crédito y ya pagaron los gastos exigidos, ya no los pueden localizar, o bien descubren que no trabajan para la Entidad Financiera que fue resuntamente suplantada.

Solicitan a sus víctimas enviar su información personal vía WhatsApp o por Facebook a través de Messenger, poniendo en riesgo los datos personales 

Fuente: El Diario de Morelos