ALERTAN EXPERTOS POR RIESGO EN AHORRO

Odoo CMS- Imagen simple flotante

 

El sector financiero popular se considera riesgoso para los ahorradores porque gran parte de la supervisión sigue recargada en las federaciones y no directamente en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), coinciden analistas.

En los últimos cuatro años, la licencia de operación de tres Sociedades Financieras Populares fue revocadas y sus malos manejos afectaron a los depositantes de Ficrea, Alta y Proyecto Coincidir.

Pese a los fraudes, la Ley de Ahorro y Crédito Popular sigue sin cambios que eviten poner en riesgo los depósitos del sector.

Las federaciones son organizaciones integradas por las propias Sofipos, que están encargadas de vigilar que las operaciones de las entidades cumplan con la regulación.

A su vez, la CNBV recibe esta información auxiliar para cumplir con su función de vigilancia.

Asimismo, el fondo de depósito para los ahorradores de las Sofipo, el cual sirve para cubrir los depósitos de los ahorradores en caso de que la empresa sea insolvente, no lo administra algún organismo público, como sucede en los bancos con el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB).

En las Sofipo está a cargo el Prosofipo, un organismo que recibe las aportaciones de las entidades populares para conformar el fondo.

Prosofipo publica en su sitio web la información financiera del fondo, pero sólo está disponible hasta 2017.

José María Aramburu, ex funcionario de la Condusef, abogado y especialista del sector, mencionó que los quebrantos de Sofipos han afectado a miles de inversionistas.

"Sí existe riesgo en el sector y sobre todo la CNBV tiene que actuar más rápido y detectar problemas financieros a través de sus alertas tempranas y sus procesos de supervisión.

"Pero ya vimos que a veces no se actúa tan rápido y el quebranto a los ahorradores ha sido una realidad", mencionó.

Aramburu recordó que falta capacidad instalada para supervisar puntualmente a las Sofipos, por lo cual la federación interviene en esta función.

"Hay doble supervisión, porque la realiza la federación y la CNBV; lo único es que hay que hacerlo bien. Se requeriría un ejército para supervisar a todas las instituciones financieras, por lo que poco a poco tenemos que migrar a esquemas de supervisión auxiliar, pero que realmente sea efectiva y funcione", refirió.

Aramburu agregó que es necesario tener mucho cuidado en instituciones que ofrezcan rendimientos por encima de 10 por ciento.

Fuente: Reforma

Compartir

                                                                                                                        ¡Suscríbete a nuestro newsletter y entérate de todas las noticias en Materia de PLD/FT!

Suscribir