AÚN RETOS EN COOPERATIVAS: BM

Odoo CMS- Imagen simple flotante

Aunque el proceso de consolidación de sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps), que comenzó en el 2001 en México, es un ejemplo que puede funcionar en otros países de América Latina, el país todavía tiene retos para este sector, el cual atiende a poco más de 6 millones de personas.

En entrevista, Juan Buchenai, director de departamento de Cooperativas del Banco Mundial (BM), comentó acerca de los retos que tiene México en cuestión de regularización de socaps; sin embargo, destacó el aporte de éstas para la inclusión financiera del país.

“México se ubica en América Latina, por delante de muchos países que apenas están iniciando estos procesos (de consolidación); hay muchos países que pueden aprender de la experiencia mexicana, que tiene sus aciertos pero también sus áreas que pudieron ser mejor enfocadas, por ejemplo, tener una mayor capacidad de monitoreo del proceso de consolidación”, detalló Buchenai.

De acuerdo con el funcionario, el sector de socaps, que muchas veces es la puerta de entrada de las personas al sistema financiero regulado, tiene mucho que aportar a la economía del país, pero estas entidades tienen que aprovechar las oportunidades de la tecnología para ser más cercanos a sus socios.

“El potencial del sector es muy grande si se mantiene fiel a sus principios, si mantiene y fortalecen su gobierno corporativo para tener un claro enfoque de apoyo al socio, esa es una parte central (...) El reto o el potencial depende en buena medida de que pueda aprovechar las nuevas oportunidades tecnológicas, esto le va a facilitar a las entidades a llegar más cerca del socio, a brindar servicios de una forma más ágil”, indicó.

El funcionario del Banco Mundial destacó el orden que existe en la actualidad en el sector, con alrededor de 160 socaps autorizadas y las que se encuentran en un proceso de salida ordenada, ya sea mediante su liquidación o fusiones con otras entidades de mayor solidez.

“Ya se tiene un orden mucho mayor de lo que se tenía y más que nada, para la inmensa mayoría del sector ya existe la seguridad de que los depósitos (ahorro) están seguros, eso es un avance enorme, en comparación con lo que se tenía en los 90, incluso al inicio del 2000, eso es un avance enorme”, comentó Buchenai.

No hay proyectos en puerta

Desde hace más de 10 años, el Banco Mundial ha apoyado un esquema enfocado al fortalecimiento del sector cooperativo de ahorro y préstamo, mediante el Programa de Asistencia Técnica para las Microfinanzas Rurales (Patmir); sin embargo, en la actualidad,  ya concluido dicho esquema, no se prevé el apoyo a más programas de esta índole.

“Se dio asistencia técnica al sector, es un momento para diseñar con los procesos, el Banco Mundial apoyó con el Patmir por más de 10 años, no existe un apoyo en puerta para el sector pero sí existe un interés para apalancar la experiencia (...) buscamos mantener la colaboración”, acotó el funcionario.

De acuerdo con datos de la entidad, del 2012 al 2017 este organismo apoyó el Patmir, en su fase tres, con alrededor de 100 millones de dólares y ayudó a la inclusión financiera de poco más de 1.3 millones de personas.

Con este esquema, el Banco Mundial auxilió para brindar asistencia técnica a las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo. Se calcula que en el 2016 se realizaban alrededor de 2,500 transacciones por medio de las entidades apoyadas, pero en el 2017 este número creció a 20,000 por mes mediante el apoyo de este organismo internacional.

“Las socaps, a diferencia, por ejemplo, de lo que son los enfoques de inclusión financiera por medio de tecnología, son más integrales, brindan una variedad de servicios, tienen elementos de educación del socio, tienen un fuerte enfoque al ahorro, yo creo que ahí existe un gran potencial, si se mantiene esta naturaleza del sector, si se respeta o fortalece”.

Fuente: El Economista

Compartir