AUTORIDADES, CON EL RETO DE SUPERVISIÓN FINANCIERA PERO CON MENOS PRESUPUESTO

La CNBV y la Condusef, tienen el reto de continuar con la supervisión y regulación de las instituciones financieras

Odoo CMS- Imagen simple flotante

En un escenario de poco crecimiento económico que se pronostica para este 2020, las autoridades del sistema financiero, especialmente la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios Financieros (Condusef), tienen el reto de continuar con la supervisión y regulación de las instituciones financieras, pero para esto tendrán un menor presupuesto, así como reducción en sus plantillas laborales.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020, a la CNBV se le asignó para este año una partida de 1,465 millones de pesos, es decir, una reducción en términos reales de 16.3% respecto a lo que se le aprobó en el 2019, mientras que a la Condusef se le asignaron 585 millones de pesos, que significan una reducción presupuestal de 2% respecto al año anterior.

Asimismo, respecto a su plantilla laboral, a la CNBV se le aprobaron 1,661 plazas para este año, es decir, 101 menos respecto a lo aprobado para el 2019, mientras que a la Condusef 666 plazas para este 2020, es decir, 33 menos respecto al año anterior.

Dentro del PEF 2020, se establece que para este año la CNBV tendrá la labor de seguir con acciones de regulación y supervisión de 4,383 entidades integrantes del sistema financiero, a las cuales se les aplica regulación contable, financiera, prudencial de crédito, de control interno, de riesgos y de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

Mientras que la Condusef tendrá la labor de ser una autoridad conciliadora en controversias entre usuarios e instituciones financieras, seguir con sus tareas de prevención y de regulación de las condiciones de los productos que se ofrece al público usuario de servicios financieros.

Bajo crecimiento alerta

En el 2020, el Banco de México prevé un crecimiento de la economía entre 0.8 y 1.8 por ciento. Para especialistas, este entorno macroeconómico debe ser motivo de atención por parte de los reguladores del sistema financiero.

“En un escenario de bajo crecimiento económico, es claro que los mecanismos de competencia y de eficiencia en la banca y en organizaciones auxiliares de crédito pueden incurrir en fallas de operación en perjuicio del ciudadano”, dijo Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey.

Para Mario Di Costanzo, expresidente de la Condusef, en un marco de bajo crecimiento económico, la CNBV debe estar más atenta a los indicadores de las instituciones financieras.

“El entorno económico puede elevar los índices de morosidad de las instituciones y reducir los índices de liquidez de la banca, por lo que los supervisores de la CNBV van a tener que estar muy atentos para cuidar y salvaguardar de la integridad del buen funcionamiento del sistema financiero”, declaró el exfuncionario.

En cuanto a la Condusef, Di Costanzo consideró que este organismo tiene que realizar una labor más proactiva en materia de protección al usuario de los servicios financieros y de educación.

Ambos especialistas coincidieron en que hay puntos que aterrizar para los dos reguladores, como la regulación diferenciada, las reglas que emanan de la Ley Fintech y el tema de los robos cibernéticos, que cada vez son más frecuentes en el país.

Fuente: El Economista


 Últimas Publicaciones