BANXICO TENDRÍA QUE AUTORIZAR A ENTIDADES USO DE CRIPTODIVISAS

Odoo CMS- Imagen simple flotante

Aunque el Banco de México (Banxico) ha referido que no es conveniente que instituciones financieras ofrezcan activos virtuales al público en general, reconoce el valor agregado que puede existir en el uso de éstos como soporte, pero sólo para ciertas actividades que forman parte de los procesos internos de las entidades.

En este sentido, el organismo central señaló que, en ejercicio de sus facultades y apoyado en la Ley Fintech, se buscará que aquellas instituciones financieras interesadas en utilizar activos virtuales para sus procesos internos puedan solicitarle autorización para ello.

“Dichas solicitudes serán sujetas a revisión en términos de las disposiciones que se emitan al respecto”, expuso el banco en su más reciente Reporte sobre el Sistema Financiero.

Es este organismo central el que emitirá la reglamentación relacionada con las monedas virtuales, específicamente con cuáles se podrá operar y quiénes.

En el documento, empero, el Banxico ha destacado la inconveniencia de que instituciones financieras ofrezcan al público en general productos que involucren activos virtuales, por los riesgos que representarían.

Por una parte, indicó, dicha práctica podría generar en la clientela de tales instituciones una mayor confianza en un activo riesgoso, gracias a la reputación de la institución que ofrezca tales servicios.

Agrega que esto a su vez conlleva dos importantes riesgos: primero, que la clientela tome exposiciones excesivas a este tipo de activos como consecuencia de una aparente, pero inexistente estabilidad o respaldo de los activos virtuales; y segundo, y de la mano con lo anterior, la entidad estaría incurriendo en un riesgo reputacional, ante un eventual choque contra el valor de dichos activos.

“Por otra parte, debido a la facilidad para transferir los activos virtuales a distintos países, así como a la ausencia de controles y medidas homogéneas a nivel global para la prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, aplicables a personas y entidades que ofrezcan la compra-venta de dichos activos, la operación con éstos todavía representa un riesgo considerable en esta materia”, puntualizó.

El Banxico refirió que otras preocupaciones en torno a esto son que, dada la complejidad de los procesos matemáticos y criptográficos que los soportan, se considera que podría existir un problema de asimetría de información respecto a su uso por parte del público en general.

“El usuario puede desconocer alguna vulnerabilidad en dichos algoritmos que, de ser explotada, podría derivar en la pérdida total de los recursos invertidos”, explicó.

Además, añadió, la volatilidad de los precios de estos activos puede llegar a constituir un alto riesgo para las personas que no conocen de fondo estas tecnologías o su valuación; en adición, la concentración en la tenencia de algunos de estos activos y, en algunos casos, las reglas de emisión de los mismos pudieran dar lugar a un proceso de formación de precios, en detrimento de los intereses de los usuarios.

Acceder, bajo propio riesgo

En su reporte, el Banxico advierte que, pese a que las instituciones financieras no están autorizadas para ofrecer al público operaciones con activos virtuales, ello no implica que otras empresas distintas a éstas puedan ofrecer servicios relacionados, tal es el caso de las entidades que ofrecen su compraventa.

“De esta forma, en México, será posible acceder a los servicios de compraventa de activos virtuales, bajo el riesgo de quien decida realizar dichas operaciones y con la claridad de que no están respaldadas por alguna institución financiera. Además, debe tenerse precaución al momento de participar”, enfatizó.

Operación limitada

El banco central mexicano refirió que, aunque en años recientes ha crecido el interés respecto al uso de activos virtuales, su operación tanto nacional como internacional es limitada. “En México, el monto de las operaciones con estos activos sólo representa aproximadamente 0.15% del total correspondiente a las plataformas de compraventa de activos virtuales a nivel internacional”, expuso.

Agregó que, por otra parte, el nivel de transaccionalidad de los principales activos virtuales (bitcoin y Ethereum) es muy bajo en comparación con las redes de pago tradicionales a nivel global.

Fuente: El Economista

Compartir


                                                                                                                         ¡Suscríbete a nuestro newsletter y entérate de todas las noticias en Materia de PLD/FT!

Suscribir