CERTIFICACIÓN DE OFICIAL DE CUMPLIMIENTO EN FINTECH AVANZA

Odoo CMS- Imagen simple flotante

Las disposiciones secundarias prevén que todas las entidades financieras tengan personal certificado para el combate antilavado.

Hace algunos días, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) publicó la convocatoria para la certificación en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo que tendrá que darse en el 2019, donde 3, 000 aspirantes, entre oficiales de cumplimiento, auditores externos y demás profesionales en la materia tendrán que aplica la evaluación correspondiente.

Para expertos en el tema, esta convocatoria es una oportunidad para que las instituciones de tecnología financiera, o fintech, cuenten con un oficial de cumplimiento certificado en la materia, tal y como lo prevén las disposiciones secundarias de la ley del sector, promulgada en marzo pasado.

De acuerdo con la autoridad, la certificación tiene el fin de constatar que los profesionales que prestan sus servicios a las entidades financieras, y ahora fintech, en la materia, cuenten con los conocimientos necesarios respecto a la prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, de acuerdo con los más altos estándares internacionales.

Desde el 2015, que inició dicho proceso de certificación, se ha logrado un avance importante, pues algunos sectores ya cumplen con esta disposición en su totalidad, tales como el de la banca múltiple, los bancos de desarrollo y las casas de bolsa.

Reglas para fintech

Las disposiciones secundarias en materia fintech, en específico las que tienen que ver con el tema de prevención de lavado de dinero, establecen que las instituciones de tecnología financiera que reciban su autorización para operar tendrán que contar con un oficial de cumplimiento certificado en la materia.

“(El oficial de cumplimiento deberá) elaborar y someter a consideración del comité el manual de cumplimiento, que contenga las políticas de identificación y conocimiento del cliente, así como los criterios, medidas y procedimientos que deberán adoptar para dar cumplimiento a lo previsto en estas disposiciones (de dicha ley)”, se puede leer en las reglas secundarias del marco normativo, publicadas hace algunos días.

Asimismo, serán los encargados de enviar a la Secretaría de Hacienda, por conducto de la CNBV, los reportes de operaciones inusuales detectadas en la operatividad de la institución de tecnología financiera y verificar que la organización dé cumplimiento a los requerimientos de información y documentación de las autoridades competentes en la materia, entre otras obligaciones.

Según las disposiciones en la materia para las fintech, la persona que sea designada como oficial de cumplimiento dentro de una organización de este tipo deberá ocupar un cargo dentro de las tres jerarquías inmediatas inferiores al director general de la plataforma, ser independiente de las unidades encargadas de promover o gestionar productos o servicios y haber obtenido la certificación prevista.

¿Lograrán cumplimiento?

Para Salvador Mejía, socio director de la consultoría en la materia Asimetrics, las reglas de prevención de lavado de dinero que se aplicarán a las fintech son un espejo de las que se aplican en todo el sistema financiero general, por lo que será un área a la que tienen que poner atención estas entidades con el fin de cumplir con lo requerido.

“La industria fintech tiene asignadas prácticamente reglas espejo de las disposiciones antilavado que aplican para todo el sistema financiero (...) pero dentro de ese cúmulo de reglas, tienen la obligación de implementar la figura de oficial de cumplimiento”, detalló el especialista.

De acuerdo con Mejía, lo que se ha visto en este corto tiempo de la industria fintech en México, es que hay poco interés de estas organizaciones para tener un cumplimiento puntual en la materia, pues sólo se han enfocado en mostrar los beneficios de su modelo de negocio.

“Desde el surgimiento de la ley fintech vemos que no pocos jugadores del sector se están comportando como se hacía cuando entró en vigor la ley antilavado; es decir, que no les interesa y lo único que quieren es que se mencione los grandes beneficios que van a traerle al mercado, que son indiscutibles, pero no están vislumbrando (la necesidad de) un oficial de cumplimiento”, indicó.

Mejía indicó que las fintech que busquen la regulación deben tomar en cuenta contar con un área especializada en el cumplimiento antilavado, así como capacitación de su personal en la materia.

Fuente: El Economista

Compartir