CRECE EL MERCADO FINTECH EN MÉXICO

Odoo CMS- Imagen simple flotante

El estudio Fintech Radar México, de la organización Finnovista, señala que hasta fines del año pasado existían en el país 334 empresas Fintech en 14 verticales de negocio, que incluyen desarrollo de sistemas innovadores de pago, otorgamiento de préstamos, gestión financiera, tecnología empresarial, banca patrimonial, entre otras.

El dato más interesante en el estudio es que 37% de estos emprendimientos, es decir 125, nacieron en 2017.

334 empresas Fintech existen en México

A diferencia de lo sucedido en industrias como la de los estudios de grabación musical, que resistieron la ola de innovación hasta ser derribados por ella, los bancos y negocios afines han abrazado con entusiasmo a los emprendimientos tecno-financieros.

De acuerdo con especialistas, entre 2012 y 2016, estos emprendimientos recibieron recursos por alrededor de 40,000 millones de dólares (mdd) en todo el mundo. “Las instituciones financieras tradicionales están adoptando a la industria tecno-financiera para establecer alianzas y esfuerzos para encontrar eficiencias operativas, y así responder a las demandas de los clientes en formas cada vez más innovadoras”, señala el reporte.

La innovación en los medios de pago es una de las áreas más prometedoras para la tecnología financiera, en especial, en países como México, donde el efectivo sigue siendo el medio de pago más usado, ya que solo 14% de la población del país recibe sus sueldos en forma de depósito bancario, de acuerdo con el estudio Global Cash Index Mexico Edition, publicado en febrero de este año.

Un gran ejemplo de los emprendimientos de este sector es Conekta, una plataforma electrónica que ofrece el servicio de pagos en línea de un producto o servicio. Actualmente, esta herramienta habilita la plataforma de OXXO Pay para realizar pagos en más de 18,000 sucursales de la cadena de comercio minorista, propiedad del conglomerado de bebidas y comercio al por menor FEMSA.

40,000 mdd han recibido en financiamiento las Fintech en todo el mundo

Conekta busca resolver uno de los cuellos de botella en las transacciones en línea en México: la falta de confianza. De acuerdo con Cristina Randall, su cofundadora y directora general, “sabemos que hasta 5% de los usuarios de servicios de comercio electrónico tienen desconfianza de la contraparte”.

Por ello, la empresa fundada en 2013 atrajo el interés de FEMSA que, además, fue el primer inversionista de Conekta y para quien han trabajado en exclusiva desde entonces. “Habilitamos a personas que no tienen acceso a cuentas bancarias para que puedan adquirir productos que en otras condiciones requieren de tarjetas de crédito o débito, al pagar directamente en cualquier sucursal de OXXO por boletos u otros productos”, dice Randall.

Los sectores relacionados con la banca de consumo ocupan la mayor parte de los emprendimientos tecno-financieros, y de las 344 empresas registradas por el Global FinTech Report 2017, la gestión de pagos y remesas, así como préstamos y microfinanciación colectiva (crowdfunding) son las verticales donde se concentran los emprendimientos, pero hay quienes buscan innovar en sectores muy tradicionales como el de los seguros.

De acuerdo con Javier Orozco, director general del emprendimiento de seguros Crabi, “la comercialización de los seguros depende de una fuerza de ventas humana que prefiere vender a clientes grandes, lo que dificulta su comercialización al público”, menciona.

Empresas como WeeCompany buscan digitalizar procesos en este sector. “Ayudamos a que las empresas de seguros digitalicen procesos clave, como la prevención de fraudes y el control de costos”, dice Jesús Hernández, su fundador.

No todos los emprendedores Fintech son jóvenes recién salidos de la universidad. Es el caso de Anabel Pérez, fundadora y directora general de NovoPayment, empresa que busca mejorar el movimiento de datos dentro de las instituciones bancarias. Para ello, utiliza el paradigma llamado Open Banking, que comunica a los diversos sistemas de información dentro de las empresas financieras para mejorar sus procesos de transacción, por medio de códigos llamados Interfaz de Programación de Aplicaciones (APIs, por sus siglas en inglés).

“De frente al público, los bancos parecen tener la última tecnología, pero en sus entrañas conviven tecnologías y sistemas de información distintos y pocas veces incompatibles entre sí”, dice Pérez, quien se decantó por el emprendimiento luego de una larga carrera en el sector financiero en Latinoamérica.

El espacio para la innovación en el sector permite incluso la entrada de jugadores que provienen de áreas distintas a las finanzas, como le sucedió a KarmaPulse, empresa dedicada al análisis conversacional en redes sociales que ha trabajado con instituciones como Credit Suisse y Santander.

 Ximena Íñigo, su directora general y cofundadora, dice que “las redes sociales se han convertido en una ventanilla de servicio al cliente, lo que ha ayudado a las instituciones financieras a usar la información para diseñar productos novedosos, con base en las necesidades expresadas”.

Por su parte, el sector financiero ha aceptado que no puede desarrollar toda la innovación tecnológica que necesita y no duda en dejar en manos de otras compañías, como la colombiana Veritran, el diseño y programación de sus apps móviles, como lo han hecho Banorte, Banjercito y BanBajío.

La directora de ventas en México de Veritran, Marana Falcón, dice que el modelo ofrece ventajas para las empresas del sector financiero. “En lugar de tener miles de programadores en la nómina, las empresas se encargan de este trabajo y proponen soluciones creativas que incorporen las preocupaciones de la institución financiera y de sus clientes”, menciona.

Crecimiento digital

El pasado 9 de marzo, se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, mejor conocida como Ley Fintech.

Con esto se abre un espacio para un mayor crecimiento del sector, dice Bernardo González, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). “La ley fue diseñada para permitir la innovación, propiciar la inclusión financiera al tiempo que garantiza la estabilidad y permanencia en el tiempo del sistema”, dijo durante el evento FINNOSUMMIT.

De momento, la Ley Fintech deja en manos del Banco de México (Banxico) el uso de las criptomonedas y restringe el reconocimiento de instituciones financieras a dos categorías: instituciones de financiamiento colectivo (crowdfunding) e instituciones de fondos de pago electrónico, aunque las regulaciones secundarias que aparecerán paulatinamente afinarán los alcances y la operatividad de la ley.

El horizonte para el sector Fintech en México es más que positivo, de acuerdo con Andrés Fontao, socio director en Finnovista, organización responsable de FINNOSUMMIT, “estamos viendo un gran crecimiento en el número de empresas, lo que podría convertir a México en el segundo mercado más importante en Latinoamérica, después de Brasil”, dice.

El sector Fintech ha llegado para quedarse y ha dejado las corbatas en el clóset, solo para los festejos de fin de año. Para conocer a fondo lo que se reguló en Materia de PLD/FT, te invitamos a participar en la Jornada de Capacitación 360, sin costo, donde expertos estarán dando continuidad a la Ley para Regular las Fintech.

Fuente: Milenio

Compartir


                                                                                                                         ¡Suscríbete a nuestro newsletter y entérate de todas las noticias en Materia de PLD/FT!

Suscribir