EL GRAN RETO DE LAS SOFIPOS ES MEJORAR SU NIVEL DE CAPITALIZACIÓN: CNBV

Odoo CMS- Imagen simple flotante

Uno de los grandes retos para el sector de las sociedades financieras populares (sofipos) para su consolidación en el sistema financiero, es mejorar su nivel de capitalización (NICAP), pues, aunque muchas cumplen con el idóneo, que es superior a 130%, éste debería de ser mayor para afrontar pérdidas por los riesgos en los que incurre.

Desde el 2018, funcionarios de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) han insistido a las sofipos en fortalecer su capital, pues esto les dará un mayor margen de maniobra en caso de pérdidas no esperadas, pues, aunque muchas cumplen con lo ideal, que es tener dicho indicador por arriba de 130%, en algunos casos se ve que su nivel de capitalización no crece.

“Las entidades que tienen su nivel de capitalización entre 131 y 150%, muchas de ellas están en una tendencia de que están ahí navegando, flotando en ese nivel, un mes arriba otro abajo, ahí las van manteniendo, pero no se ve una cuestión de una mejora hacia tener una mejor capitalización que sería lo recomendable”, detalló hace algunos meses ante directivos de estas entidades Francisco Mier Sainz Trápaga, director de supervisión de Sofipos en la CNBV.

El funcionario de la CNBV recalcó que el nivel de capitalización es un indicador que sirve para evaluar la situación financiera de una sofipo y aunque desde el inicio de la regulación a este sector, en el 2003, se contemplaba tener este indicador para medir la solvencia de las instituciones, fue en el 2017 que se establecieron categorías para medir la situación de cada entidad de acuerdo al NICAP que presenten.

Según la normativa, para medir la situación de solvencia de una entidad, vía el nivel de capitalización, existen cuatro categorías; en la 1 están todas aquellas sofipos que tienen un nivel de capitalización superior a 130% y en ésta no se aplican medidas mínimas para corregir su situación.

De acuerdo con información de noviembre y diciembre del 2018 aportada por las federaciones que supervisan a estos intermediarios, la mayoría de las 38 sofipos en operación se encuentra en la categoría 1, pero muchas de ellas entre 130% y 150%, cuando lo deseable para la autoridad es que estuvieran por arriba de dichos porcentajes.

Correcciones

Sin embargo, para las sofipos que se encuentran en la categoría 2, que es donde se ubican aquellas con un NICAP superior a 100% y menor a 130%, comienzan a solicitarse medidas correctivas para cumplir con el ideal, que es arriba de 130 por ciento.

Las entidades que se encuentran en dicha categoría, que si bien no incumplen con la normativa pues para que esto suceda deben de tener un NICAP inferior a 100%, deberán presentar a su consejo de administración un reporte de la situación financiera de la entidad, no distribuir dividendos y buscar aportaciones de capital.

Según la información de las federaciones, a finales del 2018 sólo había dos entidades clasificadas en dicha categoría: Financiera Sustentable México, que dirige Patricia Armendáriz Guerra, pues a noviembre pasado tenía un NICAP de 121%, y Caja Sierra Gorda, pues su indicador se ubicaba en 100 por ciento.

Estar en la categoría 2 no significa que estas sofipos tengan problemas de solvencia, sólo que deben de aplicar medidas correctivas para mejorar dicho indicador y cumplir con el idóneo, que es superior a 130 por ciento.

Las sofipos que se encuentren en la categoría 3, además de realizar las medidas de la clasificación anterior, tendrán que suspender programas de recompra de acciones representativas del capital social de la entidad, abstenerse de convenir incrementos en los montos vigentes en los créditos otorgados a personas relacionadas y solicitar a la CNBV autorización para llevar a cabo nuevas inversiones en activos no financieros o abrir sucursales.

En esta categoría están las sofipos que cuentan con un NICAP entre 56 y 100% y de haber sofipos en dicha clasificación, éstas ya incumplirían la normativa con riesgo de ser revocadas; hasta el cierre del año anterior, ninguna sofipo se ubicaba en esta categoría.

Las sofipos en la categoría 4, es decir con una situación más comprometida y con un alto riesgo de revocación, son aquellas que cuentan con un NICAP menor a 55.99 por ciento. Hasta el cierre del 2018, sólo Operadora Reforma se ubicó en dicha clasificación por tener con un nivel de capitalización de -10.27 por ciento.

Para estas entidades, además de aplicarles las medidas correctivas que se aplican a las que se ubican en la categoría 2 y 3, también tendrán que remover a sus directivos y a los integrantes de su consejo de administración para corregir en el menor tiempo posible su situación, pues de lo contrario la revocación sería el siguiente escalón.

Fuente: El Economista

                                                                                                                        ¡Suscríbete a nuestro newsletter y entérate de todas las noticias en Materia de PLD/FT!

Suscribir