El robo de combustible, ¿el delito menos castigado?

Odoo CMS- Imagen simple flotante

 

El robo de combustible se convirtió en un negocio tan rentable como el narcotráfico. Como en todo negocio ilegal, se creó un entorno de complicidades y participantes muy diverso, que involucran al sector público. Robar combustible significa hurtar efectivo.

El combustible se vende fácilmente, pues de una u otra forma, la gran mayoría de los mexicanos somos consumidores directos. De acuerdo con datos publicados por Expansión “Pemex registró su primer robo de combustible en sus ductos hace 17 años, en el año 2000, cuando se registraron 15 extracciones conocidas ahora como ordeñas, de acuerdo con datos de la petrolera proporcionados a Expansión a través de transparencia”.

“El número de tomas clandestinas identificadas y selladas por donde se ordeñó combustible tiene una cifra récord de 6,873 al cierre de 2016, según datos del reporte anual de Pemex”. “La ordeña de combustible se disparó 868% en la última década, pues en 2010 se contabilizaron 710 tomas clandestinas”.

Como lo documentó Luis Miguel González en El Economista: Durante el “2012, el robo de combustible costó 7,400 millones de pesos a Pemex. Cinco años después, la cifra ya alcanzó los 30 mil millones de pesos. En los cinco años que van de este sexenio, lo robado supera los 70 mil millones de pesos, mientras que las perforaciones de ductos se han multiplicado por cinco. Lo robado es equivalente a 4 mil millones de dólares. Con ese dinero se podría construir una refinería mediana/grande o fortalecer el programa de inversiones de la petrolera. En vez de eso, fue a parar a grupos criminales que tienen poder creciente”.

Se consigna que se “han ‘capturado’ a 1,600 personas robando combustible. Entre 1 y 2% de ellos han sido encarcelados. Esto significa, una tasa de impunidad de 98 o 99%”.

Hacienda descubre a presunto huachicolero por movimientos bancarios

Hace unos días el Gobierno de México presentó una denuncia por lavado de más de 80 millones de pesos (unos 4 millones de dólares), procedentes de la compraventa ilegal de hidrocarburos, ante la Procuraduría General de la República (PGR).

De acuerdo con un comunicado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presentó la denuncia a través de la Unidad de Inteligencia Financiera.

El texto indica que la querella formal ante la PGR contra el presunto huachicolero derivó de las indagatorias realizadas por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) mediante las cuales logró identificar una serie de depósitos en efectivo, que permitieron corroborar la “mecánica financiera de las operaciones”, explicó Hacienda en un comunicado de prensa.

“El monto global de estos depósitos asciende a más de 80 millones de pesos, de los cuales se presume que 27 millones fueron para la adquisición de combustible bajo un esquema de compra irregular”, precisó.

Adicional a la denuncia, la SHCP ordenó el bloqueo de cuentas del presunto delincuente, bajo el supuesto de su relación con una organización criminal y por corrupción política.

La dependencia a cargo de las finanzas públicas del país recordó que la UIF está comprometida con su labor de combatir las operaciones de procedencia ilícita en las estructuras financieras que se nutren de la comercialización ilegal de hidrocarburos y en actuar en línea del Plan Conjunto contra el Robo de Hidrocarburos, que presentó recientemente el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con información de Milenio y SHCP

Compartir

                                                                                                                         ¡Suscríbete a nuestro newsletter y entérate de todas las noticias en Materia de PLD/FT!

Suscribir