El Vicentillo vincula a tres altos mandos del Ejército que trabajaron en gobiernos de Zedillo, Fox y Calderón

Odoo CMS- Imagen simple flotante

El juicio contra el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera que se lleva a cabo en la Corte Federal de Nueva York desde principios de noviembre de 2018, colocó a elementos de alto rango del Ejército mexicano en la atención internacional por presuntos vínculos con integrantes del Cartel de Sinaloa.

Jesús Viente Zambada Niebla, El Vicentillo, hijo de uno de los principales mandos del grupo delictivo, Ismael “El Mayo” Zambada, y quien es testigo de la fiscalía estadounidense, al rendir su declaración puso tres nombres en el estrado: Humberto Eduardo Antimo Miranda, Marco Antonio de León Adams y Roberto Francisco Miranda Moreno.

El señalamiento no es menor ya que los tres ocuparon posiciones de alto rango en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) durante las administraciones de Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón, y de acuerdo al testimonio del Vicentillo, fueron sobornados por lo narcotraficantes.

Humberto Eduardo Antimo Miranda, fue oficial mayor del Ejército y jefe de seguridad del ex presidente, Vicente Fox Quezada; el coronel Marco Antonio de León Adams, fungió como oficial mayor de la Sedena en la gestión de Felipe Calderón, y Roberto Francisco Miranda Moreno, fue general de división y exjefe del Estado Mayor Presidencial.

El Vicentillo, detenido en México en marzo de 2009 y extraditado a Estados Unidos, once meses después, donde se declaró culpable de varios cargos por narcotráfico, narró al juez Brian Cogan, en la Corte de Brooklyn, distintos momentos que presuntamente involucran a los militares y su supuesta relación con el Cártel de Sinaloa.

Dijo que a principio de 2007 llevó al general Antimo Miranda a conocer a su padre, Ismael Zambada, con quien conversó por espacio de cinco horas, donde de acuerdo a su testimonio, ofreció que él y otros generales se pondrían al servicio del Cártel. En esa reunión según aseguró el Vicentillo, el capo le entregó al militar 50,000 dólares y prometió la misma cantidad mensual.

De Marco Antonio de León Adams, jefe de la guardia personal de Vicente Fox, Zambada Niebla aseguró que era amigo de su padre, con quien sostuvo distintas reuniones para darle información sobre operativos para ubicar a Guzmán Loera, luego de su fuga del penal de Puente Grande.

Contó que el coronel, apodado el chicle por una marca de goma de mascar del mismo nombre que su segundo apellido, dio información al Cártel de Sinaloa sobre una operación militar en Nayarit para ubicar al narcotraficante, lo que permitió evadirlo.

Sobre Roberto Francisco Miranda Moreno, general de división y es jefe del Estado Mayor Presidencial, Zambada Niebla aseguró haber sostenido con el militar en 1997 un encuentro en una oficina alterna en Los Pinos.

En esa ocasión, refirió el testigo, acudió por solicitud de su padre para reclamar el trato que padeció su madre, Rosario Niebla Cardozo, luego de unos cateos en empresas que mantenía en Culiacán, y que eran señaladas por las autoridades mexicanas por lavado de dinero del crimen organizado.

El Vicentillo expuso ante la Corte estadounidense que el Cártel de Sinaloa destinaba más de un millón de dólares mensuales al pago a militares, funcionarios públicos y policías.

  que representan una amenaza para el bloque debido a los controles contra el financiamiento del terrorismo y el lavado de dinero, dijeron el viernes dos fuentes a Reuters.

La medida se produce en medio de una mayor presión internacional sobre Arabia Saudita luego del asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi en el consulado del reino de Estambul el 2 de octubre.

La lista de la Unión Europea actualmente consta de 16 países, incluidos Irán, Irak, Siria, Afganistán, Yemen y Corea del Norte, y se basa principalmente en los criterios utilizados por la Fuerza de Tarea de Acción Financiera (GAFI), un organismo mundial compuesto por naciones ricas para combatir el lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

Pero la lista se ha actualizado esta semana, utilizando los nuevos criterios desarrollados por la Comisión de la Unión Europea desde 2017.  Arabia Saudita es uno de los países que se agregó a la lista actualizada que sigue siendo confidencial, dijo a Reuters una fuente de la Unión Europea y una fuente saudí.

Las autoridades sauditas no respondieron inmediatamente a la solicitud de comentarios.

La medida es un revés para Riad en un momento en que se esfuerza por reforzar su reputación internacional para alentar a los inversores extranjeros a participar en un gran plan de transformación y mejorar los lazos financieros de sus bancos.

Khashoggi, columnista de The Washington Post y crítico del príncipe heredero Mohammed bin Salman, fue asesinado y desmembrado por agentes saudíes en su consulado de Estambul el 2 de octubre, lo que provocó un rechazo generalizado y dañó la imagen del reino.

Además de los daños a la reputación, la inclusión en la lista complica las relaciones financieras con la Unión Europea. Los bancos del bloque tendrán que realizar verificaciones adicionales de los pagos que involucran a entidades de las jurisdicciones enumeradas.

La decisión provisional debe ser respaldada por los 28 Estados de la Unión Europea antes de ser adoptada formalmente la próxima semana.

Un segundo funcionario de la Unión Europea dijo que es probable que se agreguen otros países a la lista final, pero se negó a dar más detalles ya que la información es aún confidencial y está sujeta a cambios.

Un portavoz de la comisión de la Unión Europea dijo que no tenía comentarios sobre el contenido de la lista, ya que aún no se había finalizado.

Los países están en la lista negra “tienen deficiencias estratégicas en su lucha contra el lavado de dinero y contrarrestan la financiación de los regímenes de terrorismo que representan amenazas importantes para el sistema financiero de la Unión Europea“, dice la lista actual de la UE.

Según la nueva metodología de la Unión Europea, las jurisdicciones también podrían incluirse en la lista negra si no brindan suficiente información sobre la propiedad de las empresas o si sus reglas sobre el reporte de transacciones sospechosas o el monitoreo de clientes financieros se consideran demasiado laxas.

Arabia Saudita perdió la oportunidad de obtener la membresía completa del FATF en septiembre después de que se determinó que no logró combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

El Gobierno ha tomado medidas para reforzar sus esfuerzos para combatir el lavado de dinero y el abuso de poder, pero el GAFI dijo en septiembre que Riad no estaba investigando y enjuiciando efectivamente a las personas involucradas en actividades de lavado de dinero a gran escala o confiscando las ganancias del crimen en su país o en el extranjero.

La Unión Europea ha revisado 47 jurisdicciones, incluidos los Estados Unidos, Rusia y Suiza, antes de actualizar su lista. Los países de la Unión Europea no fueron examinados.

Fuente: El Economista

Compartir

                                                                                                                        ¡Suscríbete a nuestro newsletter y entérate de todas las noticias en Materia de PLD/FT!

Suscribir