HACIA UNA SUPERVISIÓN ANTILAVADO MÁS ESTRICTA EN ACTIVOS VIRTUALES

se anunciará una serie de medidas que deben tomar los países para acotar el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo en el uso de activos virtuales

Odoo CMS- Imagen simple flotante

En los próximos días se anunciará una serie de medidas que deben tomar los países para acotar el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo en el uso de activos virtuales, una actividad que ha encendido las alertas de reguladores en todo el mundo y que ahora el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) discutirá en su reunión plenaria que se llevará a cabo esta semana.

En Miami, Florida, más de 700 funcionarios de distintos países analizarán los alcances que debe tener la normativa para prevenir el lavado en el uso de activos virtuales, trabajo que el organismo internacional ha realizado desde hace varios años y en el que se ha concentrado desde octubre del 2018 cuando actualizó sus recomendaciones para tener más claros sus estándares en la materia.

De acuerdo con la firma Chainalysis, la discusión que se realice en el seno del GAFI es un parteaguas que esperan diversas naciones en el mundo para emitir una regulación al respecto.

“Esperamos ver una oleada de actividad reguladora internacional (respecto a prevención de lavado de dinero en activos virtuales)”, detalló Chainalysis en un reporte reciente.

En octubre del 2018, el GAFI anunció una actualización de su glosario y recomendaciones, especialmente del número 15, donde determinó que los proveedores de servicios con activos virtuales, como las casas de cambio dedicadas a la compraventa de éstos, tienen que estar autorizados y sujetos a supervisión de las autoridades de cada país para verificar que cumplen con las medidas emitidas por el organismo.

“Estos cambios dejan en claro que las jurisdicciones deben garantizar que los proveedores de servicios de activos virtuales estén sujetos a las regulaciones de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, por ejemplo, la debida diligencia con los clientes, incluido el monitoreo continuo, el mantenimiento de registros y el reporte de transacciones sospechosas”, indicó el GAFI en octubre del 2018.

La sustancia de las nuevas medidas

Desde octubre pasado, el GAFI se ha concentrado en clarificar sus disposiciones para mitigar el riesgo de lavado de dinero en activos virtuales. En este contexto, ha realizado diversas reuniones con proveedores de servicios de éstos para discutir los temas al respecto.

Según Chainalysis, uno de los temas más debatidos, y que podría implementarse en las recomendaciones de GAFI en esta reunión, se refiere a identificar no sólo la identidad de los usuarios de plataformas de servicios de activos virtuales, sino también detectar al originario y beneficiario final de una transferencia con esta clase de activos.

Esta medida, que aplicaría para transferencias de más de 1,000 dólares, estaría acompañada del intercambio de información con otros proveedores relacionados en la operación para su reporte a la autoridad.

“Los países deben asegurarse de que los proveedores de servicios de activos virtuales originarios (de una transacción) obtengan y mantengan la información requerida y precisa del usuario originador de la misma (...) y envíen la información anterior a los proveedores contrapartes, y la pongan a disposición de las autoridades apropiadas”, se puede leer en un borrador de la normativa planteada por el GAFI.

Para Chainalysis, en caso de que el GAFI adopte esta medida, habría obstáculos técnicos para su implementación, ya que el nacimiento de los activos virtuales parte del principio de operarse libre de intermediarios, ni autoridad central, por lo que en la mayoría de los casos las casas de cambio de esta clase de activos desconocen si un beneficiario transfiere el producto de una operación a otra entidad o a una billetera electrónica personal.

“Exigir una transmisión de información que identifique a las partes no es técnicamente factible”, precisó Chainalysis, que agregó que esto tendría sentido en el sistema financiero tradicional, pero no en los exchanges de estos activos.

El problema para los opositores de dicha medida, que la ven como un estándar similar aplicado a los grandes bancos, es que, si el GAFI decide adoptarla, los países del G20 comenzarían aplicar la medida, pues hace unos días el grupo de los 20, demostró su apertura para conocer y aplicar dichos estándares.

Fuente: El Economista

¡Suscríbete a nuestro newsletter y entérate de todas las noticias en Materia de PLD/FT!

Gracias