HASTA UN AÑO TOMARÁ INVESTIGAR LA EVASIÓN FISCAL EN EL FÚTBOL MEXICANO

Odoo CMS- Imagen simple flotante

Al menos 10 equipos de la Liga MX, dos de ellos ya desaparecidos y la Federación Mexicana de Fútbol, han sido investigados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) por deudas fiscales u omisiones en las declaraciones de pagos de impuestos en los últimos 10 años, sin que esto haya causado consecuencias que afecten la continuidad o no de una franquicia.

¿Qué pasa si los clubes tienen irregularidades ante el SAT?

De acuerdo con expertos fiscalistas, la investigación que realizará la autoridad puede llevar hasta un año.

Aristóteles Núñez, jefe del SAT entre el 2012 y el 2016, indicó en una entrevista en ESPN que los clubes y cualquier empresa que esté sujeta a una auditoría por parte de la autoridad fiscal puede realizar funciones normalmente, siempre y cuando tenga la voluntad de pagar y asumir sus omisiones, deudas o métodos irregulares de declaración de impuestos.

“Todo contribuyente tiene derecho a corregir sus errores, ya sea porque se los corrija la autoridad o porque vaya él y asuma su equivocación y lleve el monto a pagar. Ese derecho lo tenemos todos los contribuyentes y se llama autocorrección fiscal”, explica Herbert Bettinger.

Para Bettinger, esto es más que una práctica que busca evadir impuestos, los futbolistas y clubes de fútbol son poco ordenados en el tema de las retenciones y comprobaciones fiscales.

“No podemos hablar de delitos, son faltas de pago del impuesto en forma oportuna, muchas veces por falta de atención, de claridad, y podemos llegar a decir por falta de conocimiento. Pudiera existir el fraude fiscal, pero en un principio son faltas administrativas que van a ser costosas, porque deber impuestos es caro”, agrega.

El proceso para investigar las omisiones fiscales puede llevar hasta un año y en el proceso los involucrados podrán admitir o asumir las deudas para concluir la investigación.

Sólo en caso de que no puedan pagar el monto y no tengan activos (propiedades) que embargar para garantizar el pago, las deudas fiscales pueden llegar procesar penalmente a los involucrados, como en el caso de tres directivos de Indios de Ciudad Juárez que debían al SAT 1.3 millones de pesos.

Los casos de multas y adeudos

A la Federación Mexicana de Fútbol se le impuso en el 2016 una multa de 79.5 millones de pesos por no declarar ingresos por patrocinios de la Selección Mexicana de fútbol por un monto de 265 millones de pesos del ejercicio fiscal del 2009.

En otros casos, equipos como Indios de Ciudad Juárez desapareció al no cumplir con las deudas con acreedores, incluido el SAT; o Chivas, que recibió en el 2017 la notificación de un adeudo de 800 millones de pesos por los ejercicios fiscales del 2010 y el 2011.

“Los clubes y jugadores tienen muchas formas de ganar dinero y no necesariamente son tan cuidadosos de llevar una contabilidad de forma adecuada”, indica el abogado fiscalista Herbert Bettinger en charla con este diario.

En el futbol mexicano hay clubes morosos, desordenados en materia de comprobación fiscal y aunque se han documentado estructuras de contratación donde los jugadores firman dos o más contratos, “no es en sí mismo dicha actividad una falta, lo que sí es ilegal es no declarar ante el SAT todos los ingresos”, señala Roberto Salinas, abogado fiscalista.

Sin embargo, los investigados siempre tendrán la oportunidad de pagar y resarcir la falta y no habrá consecuencias penales salvo en caso de no garantizar el pago de las obligaciones fiscales.

Después de que Guillermo Vázquez declaró que cuando fue director técnico de Veracruz tenía dos contratos, el Servicio de Administración Tributaria informó que realizará una investigación de las “fuentes financieras, seguridad social, recibos de nómina, entre otros, y con ellos determinar si hay evasión fiscal” en los 18 clubes de la Liga MX y los futbolistas que participan en el torneo.

No es la primera ocasión que el futbol mexicano está en el foco del SAT, clubes como Puebla, León, Atlas, Necaxa, Jaguares de Chiapas, Tigres y Monterrey han sido requeridos por las autoridades para aclarar su situación fiscal.

Fuente: El Economista

Compartir