LEY ANTILAVADO Y SU IMPACTO EN LOS NEGOCIOS

Odoo CMS- Imagen simple flotante

Han transcurrido casi seis años de la publicación de , La Ley Federal Para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita(LFPIORPI), la cual se hizo oficial en el Diario Oficial de La Federación con Fecha 17 de octubre de 2012 para entrar en vigor a partir del 17 de julio de 2013, sin embargo al día de hoy en el campo de los negocios, y de quienes conforman sus cuadros de dirección, así como entre los profesionistas dedicados a la asesoría de negocios, existe un fuerte desconocimiento sobre el correcto cumplimiento de la misma.

Si bien la LFPIORPI, es una ley de carácter administrativo, y su objetivo no es de carácter fiscal, la línea que separa a esta Ley de la materia fiscal es muy delgada, dos temas fiscales que están correlacionados y ligados a esta ley son: “La Discrepancia Fiscal” y “La Evasión Fiscal”, entre otros, por lo cual, con la entrada en vigor de la misma, ésta ha venido a representar un cambio sustancial en la forma de hacer negocios en México.

En la práctica, la mayoría se enfoca en la revisión del artículo 17 de la LFPIORPI a fin de cerciorarse si se ubican en alguna de las 16 actividades de negocios, denominadas como Actividades Vulnerables y una vez realizada dicha validación se dan por satisfechas, sin embargo pasan por alto lo establecido en el Código Penal Federal en su Artículo 400-bis, el cual nos establece diversas conductas y éstas son las que las empresas deben cuidar de no verse involucradas en ellas a fin de no situarse en la participación del delito de lavado de dinero.

“Artículo 400 Bis. Se impondrá de cinco a quince años de prisión y de mil a cinco mil días de multa al que, por sí o por interpósita persona realice cualquiera de las siguientes conductas:

I.- Adquiera, enajene, administre, custodie, posea, cambie, convierta, deposite, retire, dé o reciba por cualquier motivo, invierta, traspase, transporte o transfiera, dentro del territorio nacional, de éste hacia el extranjero o a la inversa, recursos, derechos o bienes de cualquier naturaleza, cuando tenga conocimiento de que proceden o representan el producto de una actividad ilícita, o

II.- Oculte, encubra o pretenda ocultar o encubrir la naturaleza, origen, ubicación, destino, movimiento, propiedad o titularidad de recursos, derechos o bienes, cuando tenga conocimiento de que proceden o representan el producto de una actividad ilícita.

Para efectos de este Capítulo, se entenderá que son producto de una actividad ilícita, los recursos, derechos o bienes de cualquier naturaleza, cuando existan indicios fundados o certeza de que provienen directa o indirectamente, o representan las ganancias derivadas de la comisión de algún delito y no pueda acreditarse su legítima procedencia”.

La promulgación de nuestra Ley en comento ha posicionado a México en el contexto internacional como un país que se ha alineado a los estándares internacionales en materia de PLD, establecido por organismos internacionales como El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de la Secretaria del Tesoro de los Estados Unidos de Norteamérica.

La LFPIORPI llegó para quedarse y modificar la forma de hacer negocios en México, por lo cual hoy más que nunca es importante que las empresas se aseguren de evaluar su situación y la de sus accionistas, de cara a la LFPIORPI y a lo establecido en el 400 bis del Código Penal Federal para que en su caso proceder a implementar procesos y procedimientos a fin de prevenir y detectar operaciones con recursos de procedencia ilícita, a fin de anticipar situaciones de riesgo ya sean de carácter fiscal, penal, financiero.

En el tema fiscal de acuerdo con la reforma al 108 del Código Fiscal de la Federación esta relacionada con la evasión fiscal la cual se considera como un delito equiparable al lavado de dinero, por lo cual es importante que al momento de llevar a cabo una planeación fiscal la empresa se asegure de contratar a un verdadero profesional en la materia, de lo contrario corre el riesgo de verse involucrada en el delito de lavado de dinero.

Finalmente, el impacto mayor además de los financieros, fiscales y penales es el reputacional, para la empresa o sus accionistas cuando por desconocimiento o falta de prevención se pueden incurrir violaciones a las disposiciones en materia de prevención de lavado de dinero.

Fuente: El Financiero

Compartir


                                                                                                                         ¡Suscríbete a nuestro newsletter y entérate de todas las noticias en Materia de PLD/FT!

Suscribir