MÉXICO SÍ HA INVESTIGADO FINANCIAMIENTO AL TERRORISMO, PERO SIN CONSECUENCIAS PENALES

En México, el financiamiento al terrorismo es un delito de nula incidencia respecto a los de mayor ocurrencia en el país

Odoo CMS- Imagen simple flotante

En México, el financiamiento al terrorismo es un delito de nula incidencia respecto a los de mayor ocurrencia en el país. Pese a esto, en los últimos años las autoridades sí han realizado investigaciones por indicios de este ilícito, sin que haya consecuencias penales, lo que hace que todavía no exista un caso reconocido oficialmente de dicho delito, según diversos reportes de organismos internacionales.

De acuerdo con el más reciente Informe de Naciones sobre Terrorismo, elaborado por el departamento de Estado de Estados Unidos, de septiembre del 2017 a junio del 2018, el gobierno mexicano había abierto cuatro investigaciones sobre financiamiento al terrorismo y, en consecuencia, bloqueó el acceso a 34 personas al sistema bancario con base en parámetros de la Organización de las Naciones Unidas para relacionar a estos sujetos con dicho ilícito.

Asimismo, en la última evaluación del Grupo de Acción Financiera Internacional sobre México (GAFI), que se publicó en el 2018, se señaló que entre el 2006 y el 30 de noviembre del 2014, las autoridades iniciaron 28 averiguaciones previas sobre potenciales delitos de terrorismo, mismas que no dieron indicios de financiamiento a actividades terroristas y algunas de ellas fueron clasificadas como trata de personas.

“México nunca procesó un caso de financiamiento al terrorismo pero algunas averiguaciones previas de financiamiento al terrorismo identificaron otros delitos como trata de personas, algunos de los cuales están siendo investigados en conjunto con el FBI”, detalló el GAFI en su momento.

De acuerdo con autoridades del país, aunque el riesgo de financiamiento al terrorismo, por medio de entidades financieras o alguna organización dedicada a una actividad vulnerable, es bajo en México y proviene de las dinámicas del exterior, su porosidad en la frontera con Estados Unidos, su posición geográfica y la corrupción son elementos que plantean la posibilidad al país de ser utilizado como plataforma logística, operativa y financiera para este ilícito.

Según lo señalado por GAFI en su momento, para su evaluación a México se le presentó un caso donde se identificó una cantidad de transferencias en efectivo recibidas por personas con jurisdicciones de alto riesgo como Líbano y Siria, mismo que tenía indicios de financiamiento al terrorismo; sin embargo, al final se investigó y castigó penalmente como delincuencia organizada y trata de personas.

Este medio consultó tanto a la Unidad de Inteligencia Financiera como a la Fiscalía General de la República, instancias encargadas de la detección e investigación de operaciones para financiar terrorismo, para conocer si hubo investigaciones por este ilícito durante el 2019; sin embargo, hasta el cierre de dicha edición no se obtuvo respuesta de ambas entidades.

A decir de la más reciente evaluación del GAFI, las autoridades encargadas de investigar este ilícito, especialmente la extinta Procuraduría General de la República (hoy fiscalía), no tenían protocolos y pautas para una identificación clara de casos de financiamiento al terrorismo, por lo que se tendría que reforzar su capacidad para identificar casos potenciales de este ilícito.

Penas por terrorismo o financiamiento al terrorismo en México

  • El Código Penal Federal define terrorismo al acto en contra de cosas o servicios públicos que produzcan alarma, temor o terror en la población para presionar a una autoridad.

  • Pena de 6 a 40 años a quienes incurran en ambos delitos.

  • Cárcel de uno a nueve años de prisión a quien encubra a un terrorista en México.

  • Cárcel de cinco a 15 años de prisión a quien amenace con cometer el delito de terrorismo
    Fuente: El Economista


 Últimas Publicaciones