PARA LOS GOBIERNOS, ES DIFÍCIL IDENTIFICAR AL BENEFICIARIO REAL

Xiangmin Liu, presidente del GAFI, destacó la importancia de que las autoridades de todo el mundo tengan información actualizada.

Odoo CMS- Imagen simple flotante

Muchos países en el mundo no pueden evitar de manera efectiva que los criminales y terroristas oculten su identidad y sus actividades ilegales detrás de actos aparentemente legítimos, pues no cuentan con los mecanismos para una adecuada detección del beneficiario real de una operación, ésa fue la conclusión del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) luego de la cuarta ronda de evaluaciones a sus países miembros.

De acuerdo con el GAFI, es necesario que los países miembros a este organismo, del que México forma parte, implementen prácticas más efectivas para identificar al beneficiario final, pues a varias naciones evaluadas les resulta difícil garantizar la transparencia de la propiedad de las personas jurídicas.

“Muchos (países) no pueden evitar de manera efectiva que criminales y terroristas oculten su identidad y actividades ilegales detrás de la fachada de actividades aparentemente legítimas”, aseguró el GAFI en un documento que fue parte de los resultados de su última reunión en París, Francia, hace algunas semanas.

El GAFI es el organismo creador de estándares globales para las medidas de lucha contra el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo. En este contexto, el grupo desde el 2003 creó las primeras recomendaciones sobre este tema.

“(En el 2003) exigió a los países que se aseguraran de que sus autoridades pudieran obtener información actualizada y precisa sobre la(s) persona(s) detrás de las empresas y fundaciones y otras personas jurídicas. El GAFI fortaleció y aclaró aún más sus requisitos de beneficiarios reales en el 2012”, indicó el organismo presidido por Xiangmin Liu.

Derivado de esta conclusión, el organismo internacional recientemente emitió una guía de mejores prácticas para que los países tengan una efectiva detección del beneficiario final.

Dentro del documento, el GAFI señaló que es necesario que los países tengan disponibles diferentes fuentes de información, pues si sólo se usa una fuente, se puede ser menos efectivo para garantizar que las autoridades puedan obtener información de un beneficiario final que sea precisa y actualizada.

“Un enfoque múltiple que utiliza varias fuentes de información a menudo es más eficaz para prevenir el uso indebido de personas jurídicas con fines delictivos y para implementar medidas que hagan que la propiedad efectiva de las personas jurídicas sea lo suficientemente transparente. La variedad y disponibilidad de fuentes aumenta la transparencia y el acceso a la información, y ayuda a mitigar los problemas de precisión con fuentes particulares”, plantea.

Elementos clave

De acuerdo con la guía de mejores prácticas, para que los países sean más efectivos en garantizar la transparencia de un beneficiario final, es necesario que éstos cuenten con una evaluación de riesgos; sean más precisos y oportunos respecto a la información, que las autoridades tengan pleno acceso a ella y que existan sanciones, efectivas, proporcionales y disuasorias cuando no se cumplan con las reglas establecidas por cada nación relacionadas con el tema.

En la evaluación que el GAFI le hizo a México, que se dio a conocer en el 2018, este organismo señaló que en el país hay varios puntos que hacen que se tenga una identificación del beneficiario final limitada, por ejemplo, que la información básica sobre ciertas personas jurídicas, como sindicatos u otras, no esté disponible al público.

Asimismo, se indicó que la primera Evaluación Nacional de Riesgos, publicada en el 2016, no brinda una visión coherente respecto a los riesgos del uso indebido de personas y estructuras jurídicas. Además, se señaló que no hay una obligación general de todas las sociedades para obtener y mantener actualizada la información de sus beneficiarios finales.

“Las instituciones financieras intentan identificar a los beneficiarios reales sólo en circunstancias limitadas. Las actividades vulnerables generalmente creen que no es su función identificarlos”, detalló el GAFI.

Fuente: El Economista