PECULADO Y LAVADO DE DINERO, DELITOS QUE LLEVAN A LA CÁRCEL  A POLÍTICOS MEXICOS

Elba Esther Gordillo Morales pasó cinco años y cinco meses privada de la libertad por su presunta responsabilidad en los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada y finalmente, en días recientes, quedó exonerada.

La ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) fue señalada por el presunto desvió de recursos del magisterio, no obstante, la sentencia judicial que la dejó en libertad establece que a la Maestra no se le comprobó ninguna responsabilidad.

Sólo en el presente sexenio ocho gobernadores y una ex lideresa sindical enfrentan a la justicia por su presunta responsabilidad en el mal manejo de recursos públicos, sin contar que muchos de sus colaboradores también están tras las rejas.

Odoo CMS- Imagen simple flotante

El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, lleva poco más de un año en prisión, acusado de millonarios desvíos del erario, sin embargo, al Procuraduría General de la República (PGR) anunció esta semana que reformuló la acusación contra el ex priiista, por lo que ya no enfrenta los cargos de delincuencia organizada (el que lo mantiene recluido) sino el de asociación delictuosa y lavado de dinero, considerados delitos no graves.

Expertos penalistas advierten que Duarte de Ochoa de Ochoa estaría en condiciones de solicitar a un juez enfrentar el proceso penal en libertad, debido a que los delitos no son considerados graves, aunque, apuntan que el riesgo de posible fuga podría impedir que salga de prisión.

Otro ex gobernador acusado de enriquecerse con recursos públicos es Roberto Borge Angulo, que igual que el ejemplo veracruzano, huyó de México para evadir la justicia, no obstante, fue detenido en Panamá y extraditado a nuestro país para enfrentar acusaciones penales por peculado, aprovechamiento ilícito del poder, y desempeño irregular de la función pública en Quintana Roo, estado que gobernó.

La reciente elección federal estuvo marcada por el descontento ciudadano generado por la percepción de corrupción, pues a pesar de que no todos los gobernantes sospechosos de vaciar las arcas públicas terminan en la cárcel, los mexicanos creen que se valen del poder político para amasar de forma irregular grandes fortunas.

Otros políticos de gran peso que terminaron presos por escándalos de corrupción y peculado son Andrés Granier de Tabasco; Jesús Reyna, Michoacán; Guillermo Padrés, Sonora; Flavino Ríos, Veracruz; Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, ambos de Tamaulipas.

Elk ex mandatario de Chihuahua, César Duarte también tiene pendiente una acusación por peculado, sólo que hasta ahora no se le ha detenido y se encuentra en calidad de prófugo, bajo la sospecha de que se mantiene escondido en Estados Unidos.

El combate a la corrupción es una de las principales promesas del próximo Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien en el reciente Congreso de Morena recordó a sus militantes que ocuparán cargos públicos el compromiso de no valerse del poder y así cambiar el estigma de los políticos.

Fuente: heraldodemexico.com.mx

Compartir