PULULAN FRAUDES EN PRÉSTAMOS; ALERTAN DE SUPLANTACIÓN DE IDENTIDAD

En dos años y medio la Condusef ha recibido denuncias contra mil 85 supuestas empresas de financiamiento.

Odoo CMS- Imagen simple flotante

Sofin es una de las decenas de supuestas financiadoras que en la última década han aprovechado diversos vacíos jurídicos en las leyes mexicanas para defraudar a cientos de ciudadanos que, al verse necesitados de dinero por diversas situaciones, caen en sus garras.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Consusef), algunos defraudadores han utilizado algunos nombres de instituciones bancarias establecidas y registradas para cometer sus ilícitos.

De la lista de financiadoras defraudadoras que tiene la Condusef en su portal, de enero de 2017 al 12 de septiembre de 2019, se han reportado mil 85 supuestas empresas de financiamiento de préstamos. Tan sólo del primero de enero al 19 de septiembre del presente año se han registrado 440 reportes de diversas empresas dedicadas a la defraudación.

Dentro de los registros de Condusef, no se ubica la Empresa Sociedad Financiera Internacional S.A. de C.V. (Sofin) que suplanta a Sofin México, Soluciones Integrales & Bienes Raíces a pesar de que 33 trabajadores fueron detenidos y liberados días después.

Estos son algunos ejemplos: Banca Financiera (Suplanta a AC-FIN,S.A.P.I. DE CV.SOFOM,E.N.R), Digital Money (Suplanta a FINANTIAL BUSINESS MÉXICO, S.A DE C.V. SOFOM E.N.R), Financiera Finsol-Crediefectivo Finsol (Suplanta a Financiera Finsol S.A. DE C.V.,SOFOM,E.N.R), Financiera Zafy (Suplanta a Financiera Zafy S.A. de C.V.,Sofom, E.N.R), Pro Éxito (Suplanta a Pro éxito, S.A. de C.V.,Sofom, E.N.R), QC Soluciones Financieras-Nosotras (Suplanta a QC Soluciones Financieras, S.A.P.I. de C.V., Sofom, E.N.R), Kubofinanciero (Suplanta a Ku-Bo Financiero, S.A de C.V., S.F.P), Servicios Financieros Empresariales-Servifin (Suplanta a Red de Servicios Financieros, S.A de C.V., Sofom, E.N.R), Bazar Córdoba-Fortín-Peñuela-Grupo de ventas por Facebook (Suplanta a Financiera Súmate, S.A. de C.V., S.F.P.).

El modo de operar de estas supuestas prestadoras de crédito es realizar una llamada telefónica al hogar de la víctima a quien dan el nombre y apellido. Esto lo hacen a través de una lista de nombres y teléfonos que adquirieron ilegalmente en el mercado negro, dónde se tienen los datos personales. 

Para acceder al crédito se solicitaba 10% del monto con la promesa de ser regresado con el depósito de la cantidad acordada. En el caso de no tener la cantidad solicitada, se les requiere algún aparato electrodoméstico o automóvil sin importar el modelo con factura original, incluyendo escrituras de algún inmueble para quedar como “garantía” para el supuesto préstamo.

Sin embargo, una vez que las víctimas realizan los depósitos o llevaban las facturas o escrituras de una vivienda, la respuesta de las financiadoras fraudulentas, es que posteriormente entregarían en una cuenta de banco, el dinero del préstamo solicitado junto con 10% de lo requerido, lo que no ocurre.

De acuerdo con Jesús Chávez Ugalde, director de Análisis y Estadísticas de Servicios y Productos Financiero de Condusef, algunas de estas empresas que se constituyen legalmente ante una Notaría como Sociedad Anónima de Capital Variable toman el nombre de alguna institución financiera y sólo le cambian una letra para que los usuarios no se den cuenta del fraude.

Roban la identidad de una empresa que está legalmente constituida, a lo mejor le cambian algo al final, le ponen una letra diferente y a veces es difícil detectarlo”.

Muchas de estas defraudadoras tienen los nombres completos de bancos con algunas variaciones, incluso con portales de internet que se asemejan a las de las instituciones bancarias. Dentro de las irregularidades que se han detectado en el modo de operar de estas defraudadoras es solicitar facturas originales endosadas a nombre de “empresa crediticia”.

Hay otras que funcionan, por ejemplo, que si me piden alguna garantía, normalmente es un vehículo, voy y dicen que me van a dar un préstamo, si endosamos la factura, y es como regalar el carro”, aseguró Chávez Ugalde.

Lizbeth Xóchitl Padilla Sanabria, especialista en derecho penal, aseguró que los que constituyen estas empresas dedicadas a defraudar a las personas saben de antemano que el delito por el que se les puede acusar no está catalogado como grave, por lo que no tienen temor de ir a prisión.

En el caso del fraude, bueno, pues éste no es un delito de alto impacto; el imputado que fue vinculado tiene que ir a firmar cada mes, cada quince días, cada que el juez de control lo indique; y otra podría ser la medida cautelar económica que él en cierta forma deja una medida cautelar para la reparación del daño”.

LAVADO DE DINERO

Sin embargo, aseguró que a estos defraudadores se les podría agregar el delito de lavado de dinero.

Si los abogados o el Ministerio Público se pusieran abusados, podrían investigar el destino de los dineros que se les depositan en cantidades pequeñas que oscilan entre los 3 a 13 mil pesos con la finalidad de no ser rastreados por la Secretaría de Hacienda. ¿Qué hacen con ese dinero? ¿Para qué lo usan? ¿Acaso lo utilizan para actividades ilícitas o blanqueo de activos? Son preguntas que deben hacer las autoridades”, dijo Padilla Sanabria.

Agregó que el abuso de confianza sería otro delito que se les puede imponer a los defraudadores, siempre y cuando las autoridades hagan bien su trabajo; porque reconoció que las leyes son muy laxas en el país.

Hay un derecho penal de corte garantista; las medidas cautelares son muy laxas. Es raro que pisen prisión y, bueno, bajo esa perspectiva, pues es importante que, en cierta forma, sí se coadyuve o se tenga un asesor jurídico junto con la Fiscalía para que en efecto el asunto se judicialice y se les pueda reparar el daño a los afectados”.  

Hasta el momento no hay personas detenidas de las empresas dedicadas al fraude simple, mucho menos sentencias o estadísticas de cuántas personas han sido defraudadas y han perdido su patrimonio en manos de estos profesionales del engaño.

Fuente: Expansión