QUÉ DEBE HACER SI FUE VÍCTIMA DE ROBO DE IDENTIDAD

Odoo CMS- Imagen simple flotante

Ser víctima de un delito es terrible, y más cuando éste compromete nuestras finanzas o vulnera datos relacionados con ellas. La situación se torna todavía más compleja cuando usan su identidad para cometer un delito.

Imagine que alguien se hace pasar por usted, roba sus datos personales, solicita un crédito y realiza compras. Posteriormente le llega el aviso de que tendrá que pagar por operaciones que usted no realizó.

El robo de identidad es un delito que consiste en que una persona obtiene, transfiere, posee o utiliza de manera no autorizada datos confidenciales de un tercero con la intención de comprar u obtener documentos o beneficios en detrimento de sus finanzas.

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) hasta septiembre del 2018, se presentaron 49,843 reclamaciones por este ilícito. Solamente 54% de los casos tuvo una resolución favorable.

Si desafortunadamente se percató que fue víctima de este ilícito, es importante que tome las siguientes acciones, de manera inmediata, para evitar que sigan delinquiendo con su cuenta o que lo metan en más problemas.

Reporte y denuncie

Lo primero es reportar al banco y a las autoridades pertinentes sobre la situación. De igual forma, solicite que bloqueen el plástico (o los plásticos) con los que se hayan hecho las operaciones fraudulentas.

Comunicarse lo antes posible en este tipo de situaciones es lo más importante, ya que de lo contrario para el banco usted sigue siendo responsable de los gastos realizados antes de hacer el reporte.

Mario Di Costanzo, expresidente de la Condusef, explicó que el afectado debe acudir a esta dependencia para interponer una queja. Agregó que dicha dependencia lo orientará y lo acompañará durante todo el proceso de la denuncia y la reclamación.

En caso de requerir ayuda de esta dependencia, se puede comunicar al número 5340-0999 en Ciudad de México y al (01800)999- 8080 para el resto del país

Adicionalmente, es indispensable levantar una denuncia de hechos ante el Ministerio Público para evitar repercusiones legales, dijo.

Como parte del trámite, le proporcionarán un número de folio de su reporte. Es importante que lo anote y guarde, ya que éste le servirá para futuras aclaraciones y referencias.

Revise su historial crediticio

Otra herramienta que le permite revisar la existencia de movimientos no reconocidos o autorizados es su historial crediticio.

En el caso de que haya operaciones que no reconozca en sus cuentas bancarias, solicite un reporte especial de crédito a la Sociedad de Información Crediticia con quien lo tenga y solicite una aclaración.

Di Costanzo describió la importancia de revisar el historial crediticio del usuario, ya que en ocasiones no solamente se trata de una o dos operaciones que no hizo, sino que pueden ser más.

“Primero se consulta al Buró de Crédito y se le pregunta al usuario si reconoce todos los que había, si no los reconoce, o como medida de precaución, se bloquea el Buró. Con esa denuncia se inicia el proceso de limpia o acreditación del usuario del crédito, lo cual se hacía citando a la empresa financiera que tuviera el crédito registrado o la operación o cargo”, comentó.

Tiempo de resolución

El exfuncionario detalló que en este tipo de procesos el plazo promedio de aclaración es de 30 a 45 días hábiles, aunque insistió en que el proceso depende del caso de cada usuario, pues en algunas ocasiones el tiempo de resolución puede ser de 10 días.

“El promedio de aclaración de un robo de identidad o de un cargo no reconocido por un robo de identidad, en promedio, tarda de mes a mes y medio. Existen casos que son más obvios que otros. Hubo casos de personas de la tercera edad que no contaban con teléfonos inteligentes en donde les hacían operaciones de banca móvil”, aseguró.

A favor de sus finanzas

Al comprobar que el usuario fue víctima de este delito, la operación o cargos se cancelan de manera automática y se le notifica al usuario, sostuvo Di Costanzo.

Añadió que la institución financiera o comercio notifica tanto al cliente como a la Condusef para dar por concluida la aclaración, cancelar el crédito o las compras hechas, o bien, abonar el cargo no reconocido.

“Si es un movimiento no reconocido, se cancela el consumo no reconocido al usuario y se le abonan los pagos hechos y quien asume el quebranto puede ser el banco o el comercio. Lo que se hace es un proceso de conciliación entre la institución financiera y Condusef, en donde se expone el caso de que el usuario fue víctima de un delito”, puntualizó.

¿Y si no?

En caso de que la institución no lo reconozca como robo de identidad, se puede ir a juicio, en donde la Condusef representa al usuario. En estas situaciones, la defensa es totalmente gratuita.

Fuente: El Economista

                                                                                                                        ¡Suscríbete a nuestro newsletter y entérate de todas las noticias en Materia de PLD/FT!

Suscribir