REGULACIÓN IMPIDE MAYOR PENETRACIÓN DE SOCAPS EN MÉXICO: MEXICOOP

Odoo CMS- Imagen simple flotante

La regulación que se ha aplicado a las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) ha impedido que este sector, actualmente compuesto por 157 entidades autorizadas, tenga una mayor penetración en el sistema financiero del país, indicó César Zepeda Prado, vicepresidente del Consejo Superior del Cooperativismo de la República Mexicana (Mexicoop).

Durante su participación en el foro Cooperativas, su impacto en la economía social, realizado en la Cámara de Diputados, Zepeda Prado indicó que tan sólo en el tema del ahorro las socaps tienen una mínima participación en toda la captación de recursos en el país, pues en México este sector no llega ni a 1%, cuando en países como Alemania, referente del cooperativismo, dicho porcentaje es de 24%, y en algunas naciones de América Latina alcanza un porcentaje cercano a 10 por ciento.

“Obviamente la gran mayoría, 99%, de los ahorros en México está en bancos y particulares. Nosotros, las socaps, a las que se nos toma como intermediarios no bancarios, no llegamos ni a 1% de participación en el ahorro de todo el país”, detalló el también presidente de Gestión Política de la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México.

El representante del Mexicoop acotó que para que este sector, que atiende a casi 7 millones de personas en el país, pueda tener una mayor incidencia en el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno actual es necesario trabajar en una agenda, principalmente con el poder Legislativo, enfocada en realizar modificaciones a su marco regulatorio.

Urge cambio normativo

“Necesitamos ajustes a la normativa para tener mayor presencia en este Plan Nacional de Desarrollo (...) pero es importante conocer la situación actual del sector de cooperativas y saber en qué parte del sector cooperativo y en qué regiones podemos aumentar esa participación y requerimos ajustes a la normativa emitida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores”, expuso Zepeda.

De acuerdo con el representante del Mexicoop, las socaps pueden aportar en el desarrollo sostenible de las regiones más pobres del país; sin embargo, el marco normativo les impide tener mayor profundización en dichas áreas.

En este contexto, insistió en que el marco normativo tendría que modificarse principalmente para que estas entidades puedan financiar proyectos a personas morales, pues en la actualidad no lo pueden hacer, además de tener un mayor impulso por parte de la banca de desarrollo con el fin de otorgar garantías a los créditos que otorgan, principalmente los destinados al sector agrícola.

“Lo que tenemos que hacer es trabajar de manera conjunta con la banca de desarrollo (...) podemos financiar actividades agrícolas y productivas, pero tenemos que ir de la mano con la banca de desarrollo. Se supone que la banca de desarrollo está para cubrir los huecos del sistema financiero”, comentó.

Incertidumbre por Bansefi

Ante la próxima transformación del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) a Banco del Bienestar, Zepeda Prado dijo que esta institución, que tradicionalmente ha sido referente para trabajar con el sector

de las socaps en el país, todavía no define cómo se vinculará con las cooperativas de ahorro y préstamo del país, lo que ha causado incertidumbre en el sector.

“Todavía no sabemos qué papel va a tener el Bansefi con las socaps, si seguirá con el mandato de fomento del sector de ahorro y crédito popular y tampoco sabemos qué camino tomará con las financieras populares, no sabemos mucho”, expresó.

El representante del Mexicoop detalló que, aunque en la actualidad no hay mucha vinculación entre el Bansefi y las socaps, hay alianzas como [email protected] Red de la Gente, donde ha habido una participación activa tanto de cooperativas como del banco de desarrollo; no obstante, dicho trabajo está detenido por la reestructuración en Bansefi.

“Oficialmente no nos hemos reunido con el nuevo director del Bansefi, Rabindranath Salazar, como sector, me imagino que es por la indefinición que todavía se tiene en el banco de desarrollo”, acotó.

Estados deben quedar fuera

El proceso de consolidación del sector, que comenzó desde el 2000, ha dado como resultado que en la actualidad existan 157 socaps autorizadas, 526 de nivel básico (que no requieren autorización para operar por su bajo nivel de activos), además de que cerca de 120 tienen que dejar de operar por no conseguir el aval de la autoridad para continuar operaciones.

En este contexto, Zepeda Prado indicó que, a pesar de que existe un mecanismo de salida ordenada con el fin de no ocasionar un impacto negativo en los socios de las socaps que tienen que dejar de operar, éste tiene que modificarse, ya que la participación de los gobiernos estatales, como se exige actualmente, detiene los procesos de salida.

“Desafortunadamente no se ha podido rescatar a la mayoría de entidades que tienen que dejar de operar por el esquema de participación de los estados. Lo que necesitamos es hacer adecuaciones a la ley, modificar la regla que crea el fideicomiso para la salida ordenada (Fipago), y retirar a los estados de este esquema, porque al final el problema de la captación irregular debería ser resuelto por el gobierno federal”, explicó.

En la actualidad, las socaps autorizadas suman una cartera de 149,000 millones de pesos; sin embargo, para el 2024 ésta podría alcanzar 265,000 millones de pesos, si es que no hubiera grandes modificaciones a su marco normativo.

Fuente: El Economista

                                                                                                                     ¡Suscríbete a nuestro newsletter y entérate de todas las noticias en Materia de PLD/FT!

Gracias