TRANSFORMACIÓN DEL BANSEFI, DE LA MANO CON EL AHORRO Y CRÉDITO POPULAR

Odoo CMS- Imagen simple flotante

La transformación que se avecina del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), para denominarse Banco del Bienestar del Pueblo, tendrá que estar acompañada de las entidades de ahorro y crédito popular con la finalidad de que tenga un mayor impacto en las personas atendidas por esta entidad que data de 1949.

Recientemente el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, anunció la transformación del Bansefi, la cual estará enfocada en ampliar la presencia de dicho banco, con más de 5,000 sucursales, principalmente en zonas rurales, con el fin de hacer llegar los recursos de los programas sociales a sus beneficiarios.

Para gente del sector de ahorro y crédito popular, que es apoyado por el banco, esto es una oportunidad para que dicho sector refuerce su alianza y así sea un brazo del Bansefi para lograr un mayor impacto de inclusión financiera en dichas regiones.

“Lo importante es que el gobierno no genere un ente que sea competencia de las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) (...) la orientación que se daría sería para aumentar el efecto social a través de esa institución (el Bansefi) y necesitamos que se ponga a las socaps en ese escenario”, explicó Cirilo Rivera Rivera, presidente de la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México.

Desde hace varios años, el Bansefi ha trabajado con el sector de ahorro y crédito popular, compuesto por socaps, financieras populares (sofipos) y financieras comunitarias (sofincos), con el fin de fortalecerlo mediante esquemas de capacitación y así puedan ampliar su cobertura. Tan sólo en este sexenio, se destinaron 265 millones 937,000 pesos para fortalecer a estas organizaciones con una partida administrada por dicho banco de desarrollo.

Para Isabel Cruz Hernández, directora general de la Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social (Amucss), el tema de aumentar sucursales del actual Bansefi no necesariamente implica que exista una mayor inclusión financiera, por lo que las entidades de ahorro y crédito popular, las cuales tienen un arraigo especial en distintas regiones del país, pueden ser un canal para potencializar el impacto de esta entidad de desarrollo.

“Esta política de transferir subsidios, que ahora lo hace a 15 millones de personas y con López Obrador sería entre 20 y 25 millones, puede ser perfectamente aprovechada para introducir inclusión financiera”, expresó.

Para la directiva de la Amucss, las primeras perspectivas son buenas, pues también se habla de ampliar la inclusión digital con el fin de dar Internet en zonas rurales, por lo que el escenario pinta bien para tener un mayor impacto en la inclusión financiera.

“Sin duda, habrá que hacer esto junto: inclusión digital, financiera y transferencia de pagos gubernamentales en estrategias territoriales para profundizar los mercados locales”, detalló la directora de la Amucss, que representa principalmente a sofincos.

Pese a esto, añadió Cruz Hernández, esta transformación debe ir de la mano con el apoyo del sector de ahorro y crédito popular, que en la actualidad atiende a 11 millones de personas, muchas de ellas objetivos de la nueva administración para dar apoyos gubernamentales.

“Hacer un banco que dependa sólo de pagar las transferencias gubernamentales es un error estratégico; entonces, creo que la política adecuada debe ser fortalecer el sector de ahorro y crédito popular para que acompañe esta estrategia (...) las transferencias son una oportunidad para lograr un objetivo que es la inclusión financiera, donde los apoyos gubernamentales son parte de ello”, comentó.

Visión errónea

Para Cruz Hernández hay una idea errónea del sector de ahorro y crédito popular, lo que pudiera afectar la visión del nuevo gobierno para incluirlas en dicha estrategia.

“Hay una idea equivocada del sector, hay instituciones con problemas, sí, que tienen que salir, tiene que haber soluciones institucionales y se tiene que cambiar la ley (para limitar los depósitos), pero eso a una crisis de fraude me parece una exageración”, añadió.

Asimismo, indicó que el nuevo gobierno debe incentivar la existencia de este tipo de entidades en zonas de escasos recursos como Oaxaca, Guerrero y Chiapas, si quiere tener una mayor cobertura.

“Sí tienes que modificar la ley, crear políticas de expansión y creación de entidades, porque en Chiapas, Oaxaca y Guerrero hay muy pocas instituciones de ahorro y crédito popular; no todo mundo va ir a esas zonas, tienes que ayudar a que la sociedad organizada en esas zonas avance en el terreno financiero”, expresó.

La próxima transformación de este banco de desarrollo sería la segunda en toda su historia, pues en el 2001 esta institución pasó de ser el Patronato del Ahorro Nacional a lo que se conoce como el Bansefi.

Desde el 2001, en su primera transformación, el Bansefi ha tenido seis directores, entre los que destacan Javier Gavito Mohar, Jaime González Aguadé y Virgilio Andrade. Se espera que el siguiente director de dicha institución sea el exsenador Rabindranath Salazar.

Fuente: ElEconomista

Compartir