UTILIZAN IMAGEN DE SOFOMES PARA COMETER FRAUDES

Odoo CMS- Imagen simple flotante

Cada vez es más frecuente la modalidad de fraude que hacen instituciones financieras, supuestamente establecidas legalmente, con la promesa del otorgamiento de un crédito fácil a cambio de una cantidad, indicó la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

De acuerdo con el organismo presidido por Mario Di Costanzo, en lo que va del año la Condusef ha alertado en diversas ocasiones de este tipo de fraudes, donde se suplanta la identidad de una entidad, ya sea de una sociedad financiera de objeto múltiple (sofom) o financiera popular (sofipo), con el fin de defraudar a las personas.

“Lo único que buscan es obtener un beneficio económico. Al día de hoy existen otras entidades financieras registradas en la Condusef que también han denunciado hechos de uso fraudulento y suplantación”, explicó el organismo.

Según la Condusef, recientemente ha recibido denuncias de más sofomes, que están legalmente establecidas y las cuales los estafadores han suplantado para llegar a sus víctimas, a quienes les piden una cantidad de dinero con la promesa de otorgarles un financiamiento de manera rápida; sin embargo, todo se trata de un engaño.

Las entidades que recientemente han presentado denuncias son las sofomes AC-Fin, Financial Business México, Financiera Finsol, Financiera Zafy, Pro Éxito, QC Soluciones Financieras, Red de Servicios Financieros y Finactiv, así como las sociedades financieras populares Financiera Súmate y Ku-Bo Financiero

Modus operandi

La comisión explicó que la forma de actuar de los estafadores se basa, en primera instancia, en la utilización de información de una entidad financiera legalmente establecida, como su razón social, direcciones, teléfonos e imagen corporativa, con la finalidad de ostentarse como empleados de la misma.

“Dicha información es utilizada en páginas de Internet apócrifas y similares a las auténticas, así como en anuncios y periódicos”, detalló la Condusef. Asimismo, se ha detectado que las redes sociales son un vehículo para enganchar a más víctimas.

Posteriormente, ya que contactaron a una de sus posibles víctimas, los estafadores solicitan depósitos en efectivo con la finalidad de apartar el crédito que buscan las personas o por concepto de gestión del mismo o cubrir alguna comisión por apertura. “En la mayoría de las ocasiones, se solicita un depósito de 10% del monto total del crédito”.

El asunto no para ahí, pues luego de que hacen la promesa de otorgar un crédito fácil, los defraudadores utilizan documentos apócrifos que no pertenecen a las entidades financieras suplantadas, como solicitudes de crédito membretadas o contratos para supuestamente formalizar el crédito.

Hace algunos meses, el presidente de la Condusef, Mario Di Costanzo, explicó que además de defraudar a las personas, los estafadores cometen otro tipo de delitos, como la expediciónde documentación falsa, que no corresponde a la emitida por una entidad financiera legalmente establecida.

Después de emitir las autorizaciones de los supuestos créditos que otorgarán, las víctimas realizan el depósito solicitado, pero cuando se quiere contactar a los supuestos promotores de las entidades financieras no logran hacerlo y es cuando acuden tanto a la Condusef como a las instituciones a las que suplantaron su información.

“Utilizan números telefónicos que no dan línea o no existen. Utilizan domicilios falsos o inexistentes. Solicitan a los usuarios enviar su información personal vía Whatsapp o por mensajes de Facebook”, expuso la Condusef.

Según la comisión, los nombres más recurrentes que utilizan algunas de las entidades financieras falsas son Banca Financiera, Digital Money México, Crediefectivo Finsol, FFinactiv, Servicios Financieros Empresariales, entre otras.

La Condusef recomendó que, antes de caer en este tipo de trampas, un usuario debe asegurarse de que la institución financiera esté registrada en la página de este organismo.

Asimismo, indicó que no se debe proporcionar dinero antes del otorgamiento de un crédito, ni por comisiones de gestión, seguros, fianzas o cualquier otro concepto.

“No entregues documentos personales o datos de tarjetas de crédito o débito si no estás seguro de que sea una entidad seria. No firmes ningún documento antes de leerlo completa y detalladamente”, aconsejó la Condusef ante este tipo de estafas, que cada vez son más frecuentes.

De acuerdo con Di Costanzo, en septiembre de este año se tenían detectados 15 casos de estos que han arrojado un daño de entre 10 y 15 millones de pesos.

“Afortunadamente, no han sido reclamaciones en cascada, pero sí las estamos teniendo”, dijo.

Fuente: El Economista

Compartir


                                                                                                                         ¡Suscríbete a nuestro newsletter y entérate de todas las noticias en Materia de PLD/FT!

Suscribir