• GMC360 Nos importa lo suficiente, para hacer el cambio

A dos años del inicio de la pandemia, indicadores de la banca mexicana están sólidos



Prácticamente dos años después del inicio de la pandemia de Covid-19, los indicadores financieros de la banca mexicana se mantienen sólidos. Aunque en algún momento de la contingencia sanitaria estos registraron ligeros movimientos, se mantuvieron por encima del mínimo regulatorio, y en el caso de la morosidad, su punto más alto fue de 2.7%, abajo, por ejemplo, de la crisis del 2009, cuando el máximo fue de 3.9 por ciento.


El lunes, la calificadora Moody’s mantuvo en Negativa la perspectiva para la banca, aunque aclaró que ello se debe al deterioro de la situación económica, pues reconoció que los indicadores del sector se mantienen sólidos.


“Esperamos que las finanzas de los bancos se mantengan sólidas, ya que se adhieren a estrictos estándares de suscripción y mantienen una cartera bien diversificada, lo que respaldará una calidad de activos estable”, señaló la agencia.


Agregó: “la retención de ganancias, la alta rentabilidad y el crecimiento moderado de los préstamos, permitiría estabilidad en el capital, mientras que la introducción gradual de nuevos requisitos de capital, mejorará la capacidad de absorción de pérdidas hasta el 2025”.


Los números


Al cierre de enero pasado, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el Índice de Morosidad (Imor) de la banca en general, se ubicó en 2.44%, mayor al registrado al cierre de diciembre previo cuando fue de 2.05%, pero menor a 2.70% del mismo mes del 2021.


Aunque el mayor Imor se ubicó en la cartera de consumo con 3.10% en enero pasado, éste ha venido decreciendo de forma gradual, pues en el mismo mes del 2021 se ubicó en 5.68 por ciento.


En la cartera comercial, fue de 1.99% en enero de este año, y en vivienda se ubicó en 3.23 por ciento.


De acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM), el máximo nivel de Imor durante la pandemia de Covid-19, fue de 2.7%, considerablemente menor a 3.9% del máximo registrado durante la crisis del 2008-2009.


En lo referente al Índice de Cobertura (Icor), es decir, lo que cubre la cartera vencida, en enero fue de 143%, y el mínimo durante la contingencia, fue de 150 por ciento. Lo anterior implica que el portafolio deteriorado estaría cubierto hasta en 1.5 veces.


En cuanto al Índice de Capitalización (Icap), a diciembre del 2021 se ubicó en 19.5%; el mínimo regulatorio es de 10.5 por ciento.


Fuente: El Economista

Autor: Eduardo Juárez


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo