• GMC360 Nos importa lo suficiente, para hacer el cambio

Bienes inmuebles, claves en la economía del narcotráfico entre México y Colombia



La economía del narcotráfico entre México y Colombia se mueve por medio de territorios, propiedades e inmuebles, debido a que los espacios arquitectónicos y geográficos son la clave para que exista una correlación entre el lavado y el manejo de los bienes, e inclusive en la apariencia de legalidad de estos y en todo el comportamiento ilegal y delictivo de los narcotraficantes. Así lo afirmó Juan Pablo Aschner, decano de la Facultad de Creación de la Universidad del Rosario, al señalar que en ambos países los narcotraficantes tienen una estructura económica muy táctica, ya que emplean sus bienes inmobiliarios de tal manera que les facilite la producción y distribución de diferentes sustancias ilícitas, tales como bodegas, barcos, túneles, helicópteros, entre otros.


Aschner, junto con Juan Carlos Montero, Sioli Rodríguez, Ómar Campos y Luis Rodríguez, trabajaron en la investigación Arquitecturas, espacios y territorios del tráfico ilícito de drogas en Colombia y México. En el caso de Colombia, según el estudio, se descubrió que la ilegalidad del narcotráfico se mueve por el agua y tiene gran éxito porque la movilidad de quienes trafican la droga, no coincide o confluye necesariamente con la movilidad de las economías legales. Además, los laboratorios de procesamiento están metódicamente cerca a los cultivos y cuerpos de agua.


“Cuando un narcotraficante compra, construye o modifica un inmueble, no lo está haciendo de manera arbitraria o ingenua, sino que, todo lo contrario, está pensando muy bien cómo va a poder controlar desde allí ciertas áreas del territorio, como va a hacer uso del inmueble en relación con su papel dentro del negocio o cómo va eventualmente a escapar de ese bien”, señaló el decano de la Facultad de Creación de la Universidad del Rosario.


Arquitectura de los años 80

El narcotraficante de hoy se ocupa más por comprar toda una cadena logística que le permita estar cerca de los cultivos, de las salidas de exportación, de redes de apoyo y ocultamiento y de los canales de huida, dado el caso en que lo necesite. Las fachadas son muy sencillas y aparentan legalidad, dijo Juan Pablo Aschner.


“El hecho de que la economía ilegal sea atomizada en diferentes fragmentos, la hace además poderosamente eficaz. Si se compara este modelo con una economía legal, esta depende mucho de sus unidades y cuando una de ellas deja de funcionar, de alguna manera genera problemas en toda la cadena. No obstante, si esto sucede en las economías ilegales, la unidad que falla se sustituye rápidamente por otra”, explicó. El académico en la investigación concilió el tema del espacio, la arquitectura y la geografía con el fenómeno social y económico del narcotráfico, ya que generalmente se ven esos dos aspectos por separado.


El estudio Arquitecturas, espacios y territorios del tráfico ilícito de drogas en Colombia y México determinó que los departamentos con más hectáreas de cultivo de coca en el país son Nariño, Putumayo, Guaviare, Antioquia, Vichada y Meta, territorios que estratégicamente cuentan con fronteras hacia el Pacífico y Venezuela para salir a exportar a Estados Unidos y Europa.


La investigación también determinó siete tipos de laboratorios ilegales: laboratorios de hoja de coca en pasta, de hoja de coca en hidrocloratos, de pasta de coca en hidrocloratos, laboratorios urbanos de cocaína, cristalizadores subterráneos, laboratorios urbanos de heroína y laboratorios rurales de heroína.


Fuente: Bloomberg Línea



12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo