• GMC360 Nos importa lo suficiente, para hacer el cambio

Credit Suisse albergó cuentas bancarias de clientes vinculados al crimen y la corrupción, revela fil



Credit Suisse tuvo decenas de miles de millones de euros de fondos de origen criminal o ilícitos durante décadas, según una investigación internacional de varios medios de comunicación publicada el domingo, unas acusaciones que la entidad financiera suiza rechaza "firmemente".


La investigación fue llevada a cabo por el Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP), un consorcio de 47 medios de comunicación entre los que se encuentran Le Monde, The Guardian, el Miami Herald y La Nación.


La investigación empezó a raíz de una importante filtración de datos que llegaron de forma anónima al diario alemán Süddeutsche Zeitung hace poco más de un año.

Los datos se refieren a más de 18,000 cuentas bancarias en Credit Suisse entre principios de los años 1940 y finales de los 2010 y que pertenecen a 37,000 personas o empresas, según el diario Le Monde.


"Basándose en una filtración masiva de información de miles de cuentas bancarias administradas por Credit Suisse (la investigación) demuestra que, desafiando las normas de vigilancia impuestas a los grandes bancos internacionales, el establecimiento, nacido en Zúrich, albergó durante varias décadas fondos vinculados al crimen y la corrupción", escribe el periódico.


En un comunicado, Credit Suisse reaccionó diciendo que los datos estudiados eran "parciales, inexactos o sacados de contexto, lo que resulta en una presentación sesgada de la conducta empresarial del banco".


"El 90% de las cuentas afectadas ya han sido cerradas, más del 60% de las cuales se cerraron antes de 2015", dijo el banco, añadiendo que estaba "llevando a cabo una investigación" sobre la filtración de datos.


En total, más de 100,000 millones de francos suizos (más de 95,000 millones de euros, 108,000 millones de dólares) están afectados por las cuentas reveladas por el consorcio.

Las revelaciones se concentran principalmente en los países en desarrollo de África, Oriente Medio, Asia y América del Sur, y los clientes domiciliados en Europa occidental solo representan el 1% del total, según el periódico.


Aceptó cuentas de venezolanos vinculados al saqueo de PDVSA


Según la investigación periodística, entre las cuentas que aceptó el banco suizo destacan clientes venezolanos acusados de saquear la petrolera estatal PDVSA.


"Con los datos bancarios obtenidos, se determinó que más de 20 venezolanos" relacionados con "esquemas de corrupción en PDVSA" sumaron "activos por más de 273 millones de dólares en 25 cuentas del Credit Suisse y posiblemente mucho más", reportan los sitios periodísticos Armando.Info y Efecto Cocuyo, que participaron en la investigación internacional "Suisse Secrets".


La mayoría de estas cuentas fueron abiertas, precisan, entre 2004 y 2015.


"Cientos de millones de dólares fluyeron hacia cuentas del banco en un momento en el que las arcas públicas (de Venezuela) eran vaciadas", señala La Nación en una nota. "La entidad mantuvo abiertas las cuentas de esos clientes venezolanos, incluso cuando su implicación en casos de corrupción había quedado expuesta en los medios", agrega.


Tras meses revisando datos, apuntó La Nación, los periodistas identificaron que "docenas de cuentas pertenecían a políticos corruptos, delincuentes condenados, investigados por la justicia, espías, dictadores y otros personajes turbios".


Según Armando.Info, uno de los venezolanos identificados con cuentas en el Credit Suisse es Nervis Villalobos, exfuncionario del gobierno de Venezuela en el área energética, acusado de blanqueo de dinero y haber recibido sobornos de empresas extranjeras en busca de contratos con PDVSA.


Consultada a través de un cuestionario sobre los hallazgos de esta investigación global, Credit Suisse sostiene que cumple con las leyes vigentes.


De acuerto con Armando.Info, el banco no respondió a preguntas específicas en torno a Villalobos u otros venezolanos, si bien los abogados de la institución financiera "rechazaron la afirmación" de que ésta "tenía procedimientos inadecuados de debida diligencia o facilitaba delitos financieros".


"CS no tolera ni apoya la evasión de impuestos, el lavado de dinero u otras actividades ilegales, cuenta con estrictos mecanismos de control y revisa y desarrolla sus políticas de forma continua", dijo en una carta la firma de abogados del banco, Latham & Watkins LLP.

Antiguos empleados del banco citados en la investigación aseguraron que mientras la entidad maneja "la debida diligencia" con clientes promedio, "cuando se trata de cuentas de alto valor neto, los jefes alientan a todos a mirar hacia otro lado".


Fuente: El Economista

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo