• GMC360

ELON MUSK Y LA VERDAD INCÓMODA DEL BITCOIN


Cuando el fabricante de automóviles eléctricos Tesla Inc., dijo en febrero que invertiría US$1.500 millones en bitcoines y que, además, comenzaría a aceptarlos como pago, el multimillonario director ejecutivo, Elon Musk, omitió cualquier comentario sobre el despilfarrador consumo de energía de la criptomoneda, a pesar de la obvia inconsistencia con las credenciales ecológicas de su compañía.


El mes pasado, cuando sus compañeros alcistas del bitcóin, Jack Dorsey y Cathie Wood, respaldaron un informe que afirmaba que la combinación de proyectos de minería de criptomonedas y energía renovable podría ser buena para el medio ambiente, Musk elogió el artículo y lo calificó de “verdadero”, a pesar de que sus suposiciones optimistas y excesivamente confiadas olían a “lavado verde”.


Entonces, si bien es un avance alentador ver el último tuit de Musk reconociendo la verdad incómoda del bitcóin, a saber, que los algoritmos de minería energéticamente ineficientes, según algunas medidas, consumen más energía que países enteros, la brusquedad con la que cambió de opinión resulta un poco desconcertante. Sobre todo para los fanáticos de las criptomonedas que están pendientes de cada palabra de Musk, y quienes resultaron afectados por los US$365.000 millones que desaparecieron del valor de mercado luego de la decisión del multimillonario de dejar de aceptar los pagos en bitcoines.


Tomar el tuit al pie de la letra, que podría ser peligroso con un personaje con estilo de Flautista de Hamelín como lo es Musk, sugiere que los hechos de energía alternativa que los bitcoiners estaban introduciendo en la sala no estaban ganando terreno.


La energía barata y abundante es esencial para los mineros criptográficos, y el carbón representa aproximadamente 38% de su suministro, según el Centro de Finanzas Alternativas de Cambridge. Las estimaciones del consumo total de energía de la red bitcóin varían ampliamente, pero en 2019 iban desde 20 a 80 teravatios hora a más de 100 este año. A pesar de los esfuerzos de entusiastas famosos como Dorsey y Wood para impulsar narrativas sobre la minería renovable, la multitud de ojos láser nunca estuvo cerca de desacreditar las preocupaciones energéticas.


La medida de Musk también podría indicar que los Teslas no estaban volando de los estantes como resultado de aceptar el pago en bitcóin. Otra verdad incómoda sobre la criptomoneda es que sus enormes oscilaciones de precios y su suministro artificialmente limitado lo hacen mucho mejor como herramienta para el acaparamiento especulativo que para comprar cosas, lo que puede ser un evento imponible. A fines de marzo, un representante de Tesla le dijo a CoinDesk que no estaba claro si se había comprado algún automóvil usando la criptomoneda. Más tarde, la compañía reveló que había obtenido US$101 millones en ingresos por la venta de aproximadamente 10% de sus propias tenencias de bitcóin.


El cambio de sentido de Tesla también sugiere que la exageración en torno al entusiasmo de la empresa hacia el bitcóin podría no haber valido la pena en comparación con las preguntas y dudas de los inversionistas institucionales que prestan cada vez más atención a los factores ambientales, sociales y de gobernanza. “¿Pueden los inversionistas en sostenibilidad considerar la posibilidad de ser propietarios de empresas asociadas con cripto?”, preguntó en febrero Paul Donovan, economista de UBS. Musk ha hecho que la pregunta sea un poco más fácil de responder, incluso si dice que Tesla seguirá manteniendo su propia pila de bitcoines.


Quizás no sea una coincidencia que esto esté sucediendo en medio de un cambio más amplio y evidente en los mercados financieros. Los temores inflacionarios y los rendimientos de los bonos están aumentando y devorando inversiones optimistas. El índice bursátil Nasdaq, de alto contenido tecnológico, ha bajado esta semana, las acciones de Wood’s ARK y Tesla han caído drásticamente. El bitcóin todavía está por encima de los US$50.000, pero después de una caída de 8% en tres días, difícilmente se está comportando como una cobertura de inflación inmejorable.


Musk ha dejado suficiente gasolina en el tanque para evitar abandonar por completo a sus cripto discípulos. Al dejar la puerta abierta al uso de tokens que resultan menos derrochadores que el bitcóin, está cubriendo sus apuestas sobre el futuro del dinero y, como resultado, se reserva el derecho de seguir navegando en internet. El martes preguntó en Twitter a sus seguidores si Tesla debería aceptar la criptomoneda meme, dogecóin, poco después de llamarla un “timo” en Saturday Night Live. Mientras tanto, ethereum tiene como objetivo alejarse de un modelo de minería basado en el “trabajo” informático hacia uno impulsado por las “apuestas” de monedas existentes. Existen modelos alternativos.


Sin embargo, cuanto más mezcle Musk los cambios repentinos de opinión con memes en redes sociales y comedia, más difícil será detectar dónde termina el futuro del dinero y comienza el “timo”. Que podría ser el meollo del asunto. Fuente: Perfil

6 vistas0 comentarios