• GMC360 Nos importa lo suficiente, para hacer el cambio

HOME OFFICE: 11 PASOS PARA IMPLEMENTARLO CORRECTAMENTE



Actualmente nos encontramos en un trance evolutivo bastante significativo en muchos aspectos de nuestra vida personal y profesional a raíz de la pandemia que hemos presenciado a nivel global.


Uno de los factores realmente sobresalientes e importantes que se ha impartido desde hace ya varios años; sin embargo, en estos tiempos ha tenido un auge muy significativo es el famoso Home office – que se refiere de manera precisa a trabajar desde casa o un espacio adaptado para ello.


Se trata de un acuerdo entre el colaborador y la empresa para que el primero trabaje desde casa puntualmente y en días concretos, cumpliendo con los objetivos que marca la organización, en donde la empresa otorga ciertas herramientas funcionales para el desarrollo de dichas actividades.


El Home Office brinda innumerables ventajas


Tanto para las empresas en temas de reducción de costos, para los empleados en temas de traslados (inversión de tiempo y dinero) y algunos otros beneficios adicionales.


Sin embargo, esta modalidad representa un gran reto de liderazgo para las organizaciones y el compromiso del colaborador ya que implica bastantes desafíos para lograr el cumplimiento de objetivos en dónde las direcciones y el área de Recursos Humanos se vuelven piezas fundamentales en dicha evolución o procesos:


  1. Ser receptivo y empatizar con los colaboradores. Brindar apoyo siendo consciente de que el contexto familiar o personal puede afectar la productividad y desempeño.

  2. Ser resiliente ante la adversidad de los colaboradores. Se necesita un líder capaz de guiarlos, de influir positivamente y darles moral.

  3. Proponer actividades que fomenten la salud física, emocional y mental.

  4. Tener la apertura y confianza para externar cualquier tipo de situación. Se vale pedir ayuda

  5. Enfocarse en lograr un esquema ganar-ganar, a través de nuevas y eficientes formas de colaboración.

  6. Reforzar y promover la importancia de conocer y cumplir las políticas. Ser profesional y continuar con los procesos que se ejecutaban en oficina, adaptándolos a la era digital.

  7. Comunicar de manera clara los objetivos y recordar de manera constante el valor que tiene el colaborador dentro de la organización.

  8. Definir horarios de trabajo y tiempos de respuesta esperados.

  9. Establecer acuerdos para su cumplimiento y fechas o entrega.

  10. Revisar diariamente el plan de actividades con el equipo.

  11. Comprender la responsabilidad de prevenir riesgos de fuga de información confidencial y otro tipo de ataques.


Por: Irving Zúñiga

Especialista en Relaciones humanas.

37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo