Las Fintech, las apps y los riesgos


Una retención de usuarios exitosa requiere de la comprensión de los nuevos y cambiantes hábitos de consumo, considera Mariano Barisch. Claro está que, en cualquier ámbito sea personal, social o empresarial, el mayor riesgo es no tomar un riesgo, y aunque parezca cliché, la realidad es que en un mundo digitalizado todavía hay quienes avanzan, precavidos, frente a la innovación tecnológica.


Sin embargo, para las empresas, innovar es sinónimo de crecimiento y sobre todo de sobrevivencia, pero ¿qué decir de aquellas firmas que nacieron tecnológicas? Me refiero a las que ofrecen un servicio financiero integral y dan solución a las necesidades de los consumidores que van desde comprar, vender, invertir o pedir préstamos en sencillos pasos y a un clic de distancia. Por sus características, el modelo creciente de negocio de las Fintech es atractivo para inversionistas y emprendedores, por lo que el éxito y crecimiento están asegurados, ¿será?


Imaginen el tamaño de este segmento de servicios financieros. Tan solo en el primer trimestre de 2021 se registró el financiamiento más grande, a nivel global, para las Fintech con una recaudación de 22.8 mil millones de dólares, con lo que supera el récord previo alcanzado durante el segundo trimestre de 2018.

En Latinoamérica las Fintech registran un crecimiento exponencial gracias a la demanda de miles de consumidores que todavía no están bancarizados. México, Brasil, Chile, Uruguay y Colombia se encuentran en el Top 5 de los países líderes de la región, en un mercado que aprovecha día con día la oportunidad que le representa el sistema financiero.

Sin duda, la pandemia aceleró el uso y crecimiento de las aplicaciones Fintech, pero no la tienen fácil, se integran a las poco más de 4 millones de apps que existen en el mundo, con diferentes alternativas para cubrir necesidades específicas, todas con objetivos comunes: atraer más usuarios y conservar su fidelidad. Es así como la numeralia y datos revelados por las compañías consultoras son tan solo una parte del ecosistema de las empresas de tecnología financiera, pero ¿qué hay de la experiencia que ofrecen al consumidor a través de las aplicaciones?, ¿cómo logran captar y retener el interés de consumidores potenciales?, ¿qué es lo que convierte a una app Fintech en la mejor?


Como en la vida misma, la primera impresión es la que cuenta, sobre todo porque el 73% de los nuevos usuarios de Fintech desinstala la aplicación en una semana. Hablamos de esos primeros segundos en los que un visitante accede a la App Store. Crear una experiencia memorable y fácil de usar que no solo brinde una cálida bienvenida, sino que muestre los beneficios e incentivos que ofrece, es aún más importante.


Establecer una conexión inmediata desde la “vista previa”, a partir de historias gráficas dinámicas con paletas de colores vibrantes que representen confianza y solidez llevará de la mano al usuario a descargar la aplicación. Por otro lado, está claro que los consumidores prefieren un video rápido de 30 segundos con las funciones clave y los beneficios que dedicar tiempo a leer largos textos.


Pero no solo se trata de lograr el mayor número de descargas, sino de mantener la fidelidad de los usuarios. El compromiso de las aplicaciones Fintech debe centrarse en contar con un profundo conocimiento de sus clientes, solicitar comentarios, así como recopilar y aprender sus datos de comportamiento. Una retención de usuarios exitosa requiere de la comprensión de los nuevos y cambiantes hábitos de consumo.


Ejemplo de ello son los códigos QR -amados por unos, odiados por otros-, que sorpresivamente son una de las grandes estrategias de retención de usuarios utilizadas durante la pandemia por algunas aplicaciones de pago. No es una tecnología nueva, sin embargo, su fácil acceso benefició a los clientes y logró su fidelidad.


En ambos casos la innovación es vital. Lo decimos todo el tiempo, puede ser tentador permanecer en nuestra zona de confort, pero el éxito de las aplicaciones Fintech implica mantenerse a la vanguardia, innovar constantemente, estar atentos a las tendencias de la industria, las aplicaciones líderes, las mejores prácticas y por supuesto, la mejor aplicación de servicios financieros tecnológicos es la que entiende y da solución a las nuevas necesidades y hábitos de consumo de sus clientes. Fuente: Expansión