• GMC360 Nos importa lo suficiente, para hacer el cambio

Los retos de la CNBV


Pese a que Jesús de la Fuente se convirtió en el tercer presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en el actual sexenio, no por eso el proceso de entrega-recepción será sencillo, ya que hay muchos pendientes que tendrá que resolver y priorizar.


Dado su perfil académico, domina muy bien lo que cae bajo la supervisión de la CNBV: casi cinco mil entidades, agrupadas en 72 figuras jurídicas y muchas de ellas se encuentran en pleno proceso de transformación tanto legal como tecnológica, y en estos dos temas están los retos concentrados, pero no por eso son los únicos.


Para empezar, será un trabajo arduo en materia de la adopción de los cambios regulatorios que se propusieron el último año, muchos de ellos en proceso de implementación. Ahí el ahora exvicepresidente de normatividad, José Antonio Quesada dejó, aseguran los expertos del sector, un buen trabajo a superar por la ahora nueva vicepresidenta, Lucía Buenrostro, quien por su perfil y experiencia en riesgos -recordemos que estuvo casi una década en el sector financiero privado en otro país-, quizás ‘tropicalice’ lo que vio ahí.


Por lo pronto, recordemos que el regulador financiero emitió 31 disposiciones de carácter general y resoluciones modificatorias en el último año. Entre los temas regulados destacan la convergencia con la normatividad internacional en materia de instrumentos financieros y otras normas de información financiera IFRS 9; modificación a las reglas tripartitas de derivados; actualización de la regulación para la identificación no presencial de clientes bancarios (onboarding digital) −en este punto se espera un impacto en la supervisión, recordemos expedientes completos de identificación del cliente, ahora de manera digital−.


Quesada trabajó también en materia regulatoria en la emisión del nuevo método del indicador de negocio o medición estandarizada (standardized measurement approach, SMA), para el cálculo del requerimiento de capital por riesgo operacional por parte de los bancos; y en la incorporación de normas para la apertura de cuentas de depósito bancario a menores de edad a partir de quince años, tema donde, por cierto, no hay datos hasta la fecha de cuántas cuentas existen de este tipo.

En materia tecnológica, el nuevo presidente de la CNBV y su equipo tiene el gran reto de seguir metiendo orden en el gran número de empresas y fintech que operan ‘por la libre’ y si bien se han venido aplicando multas, hay por un lado procesos de autorizaciones pendientes, otros de fintech queriendo ingresar a figuras reguladas, unos en procesos de revisión y rechazados, como anticipamos hace un mes de Finterra con Credijusto. Aunque el banco tiene un ICAP de 16.37 revisan las autoridades todo el tema. Este banco estuvo los dos últimos años buscando nuevos socios o venderse, veremos qué pasa al final con ellos.


Otros como se anunció ayer estarán en espera del visto bueno de las autoridades, como el de la compra que anunció Ualá del banco ABC Capital, al que prácticamente salvaría y se evitaría así una tercera quiebra de un banco en menos de 18 meses. Por cierto, Ualá dice que mantendrá como socio estratégico a Mario Laborín, quien apoyará el proyecto, aunque no se seguirá con el enfoque de Pymes y negocios que tenía el banco, sino en ser una institución digital y enfocada a la inclusión financiera, tal como trabaja en Argentina, pero es la autoridad financiera quien tiene la última palabra.


Los retos y frentes abiertos son varios, pero en el sector financiero existe confianza de que, dado el perfil del nuevo presidente de la CNBV, no exista un freno en los trabajos que están en marcha, y que los temas urgentes se resuelvan, sobre todo aquellos relacionados en materia del uso de las nuevas tecnologías y la participación de las big tech. Por lo pronto, la moneda está en el aire.


Fuente: El Financiero

Autora: Jeanette Leyva Reus


18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo