PESE A SOLIDEZ DEL SECTOR, CNBV REFORZARÁ REGULACIÓN PARA UNIONES DE CRÉDITO


Ante los ojos de la autoridad financiera, el sector de las uniones de crédito, compuesto por 82 entidades, ha presentado buenos indicadores en el contexto de la desaceleración económica a causa de la contingencia sanitaria; sin embargo, próximamente el regulador emitirá nuevas reglas para estas instituciones, indicó Juan Pablo Graf Noriega, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).


En su participación en la asamblea virtual del Consejo Mexicano de Uniones de Crédito (ConUnión), Graf Noriega destacó los indicadores del sector que reflejan su solidez en materia de solvencia, rentabilidad, así como un adecuado control de su morosidad.


“La contingencia sanitaria y la desaceleración económica global han presentado enormes retos para el sector financiero y en particular para las uniones de crédito; sin embargo, éstas han respondido en lo general con prudencia y responsabilidad”, expresó Graf Noriega.


Las uniones de crédito son entidades financieras que tienen como propósito facilitar a sus socios acceso al crédito y la inversión en condiciones favorables. A diciembre pasado, el sector alcanzó un saldo de 58,815 millones de pesos, con una cartera vigente de un monto de 42,853 millones de pesos y un índice de morosidad de 4.14%, es decir 0.71 puntos porcentuales menos respecto al mismo periodo del 2019.


En materia de solvencia, el sector, que atiende a más de 66,800 socios, presentó un índice de capitalización de 22.3%, con lo que supera el mínimo regulatorio de 8 por ciento.


Graf Noriega destacó los apoyos otorgados a este sector con el fin de que permitieran a sus socios acreditados diferir el pago de sus créditos. Según el funcionario, luego de los primeros criterios contables anunciados en abril del 2020, 42 uniones se apegaron a este esquema, en beneficio de 12% de los socios del sector y 8% de la cartera total.


Respecto a las facilidades anunciadas en octubre pasado para el sector, con el fin de que estas entidades pudieran llevar a cabo reestructuras o renovaciones a sus acreditados, Graf Noriega indicó que a febrero de este 2021, apenas 7.3% de las uniones de crédito aplicó dichos criterios.


“Lo anterior, bien podría evidenciar que las medidas tomadas por las propias entidades resultaron suficientes, ya que pudieron abstenerse de aplicar las excepciones regulatorias que se ofrecieron al sector a partir de octubre”, acotó.


Reforzar reglas

Graf Noriega indicó que en el contexto de la pandemia de Covid-19 se dio un acercamiento de la autoridad con el sector y en este escenario, la CNBV continuará con la vigilancia a estas entidades y con una agenda regulatoria en materia de requerimientos de liquidez, reportes regulatorios y cómputo de garantías en el cálculo de capital por riesgo de crédito.


“Se encuentra en desarrollo un proyecto multianual para abatir los rezagos que aún presenta la regulación aplicable al sector de uniones de crédito, en temas como control interno, información financiera y requerimientos de capital”.


Fuente: El Economista