• GMC360

SAN LUIS POTOSÍ: EN RIESGO DEL DINERO SUCIO EN CAMPAÑAS


San Luis Potosí se enfrenta a unas elecciones únicas en su historia, entre la falta de identidad política, la pobreza y la inseguridad, existe el riesgo de que recursos de procedencia ilícita se cuelen a las campañas de los candidatos a gobernador.



Así lo confesó, en entrevista con La Silla Rota, el gobernador del estado, Juan Manuel Carreras. Aseguró, además, que los órganos electorales deben fiscalizar a los candidatos de forma adecuada, para evitar el ingreso de dinero ilegal en el ejercicio democrático.

“Sin duda, hay muchos grupos que lo están intentando. Siempre va a haber interés y el deseo de participar de ellos. Eso se da en San Luis y en todas las partes de la república. Primero, lo tienen que resolver por los propios partidos, son los primeros responsables de estar generando prácticas o candidaturas que tengan esa vinculación; las autoridades electorales, fiscalizando; y la ciudadanía, al momento de emitir su voto”, dijo.

El próximo 6 de junio los potosinos acudirán a las casillas para elegir un nuevo gobernador, diputados federales, locales, presidentes municipales, síndicos y regidores, en medio de una contienda “atípica”, según lo aseguró Israel López Monsiváis, profesor de Administración Pública de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP).


El catedrático de la UASLP mencionó que el proceso electoral en la entidad tiene el preámbulo de inexistente identidad política entre la ciudadanía, incluso de los partidos políticos, quienes, a través de sus candidatos, representarán a más de una ideología en las boletas, así como la participación de candidatos que días antes de sus registros, formaban parte de una afiliación distinta a la que representan.


En las calles, la preferencia electoral se divide entre quienes prometen mayor inversión y seguridad para la gente de clase media y alta; y quienes hacen proselitismo en zonas marginales a través de la entrega de un pollo (crudo), chiles serranos y media docena de huevos, o la promesa de apoyos a personas de la tercera edad y estudiantes.


El voto lo marcarán dos clases sociales: la media y alta y la pobre. Otro de los antecedentes que marcaran la elección es la economía, deteriorada, principalmente, por el virus causante de la covid-19, así como el incremento de la inseguridad.


Los informes de las áreas de inteligencia del gobierno estatal y federal, indican que la principal causa de este incremento es la presencia del Cártel del Golfo, Los Zetas, Jalisco Nueva Generación (CJNG), así como un grupo local integrado por autoridades judiciales de la entidad. Todos estos grupos han mostrado su poder abiertamente a través de mensajes que dejan en escenas de crímenes, principalmente en la zona de Huasteca, así como en los municipios de San Luis y Soledad.


El tema de la inseguridad también afecta al estado, pues se ha tratado, por los grupos criminales, como una zona de trasiego de drogas, armas; y un lugar por el que pasan y habitan migrantes que buscan llegar a los Estados Unidos. Sin embargo, el principal problema es el aumento del narcomenudeo en las colonias populares y centros nocturnos.


LO QUE IMPORTA ES LLEGAR AL PODER


La entidad la integran 58 municipios, en la que el 51.9 % de sus habitantes sólo tiene el nivel básico de educación; el 22 % medio superior; y el 20.6% cuenta con universidad o educación técnica superior, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Registros de la Secretaría del Bienestar indican que un millón 229 mil personas de los dos millones 822 mil 225 mujeres y hombres habitan en situación de pobreza.


San Luis Potosí solo ha tenido gobiernos del PRI y PAN, este último partido, en una sola ocasión ganó la elección a través de Jesús Marcelo Santos Fraga, en el año 2003. La clave de los comicios se centra en dos municipios: San Luis Potosí y Soledad, ambos en el centro de la entidad, los cuales concentran la mayor proporción de votantes.

“El proceso me parece atípico, por varias cosas. En un principio, antes de las precampañas, los perfiles que más sonaban son los que no van a estar en las papeletas. Por Morena era Juan Ramiro Robledo, una persona con mucha trayectoria y que participó en la precampaña, pero por candidaturas de género quedó fuera.

“En la otra medición estaba Javier Nava, el alcalde del Partido Acción Nacional. Javier Nava era el mejor posicionado, sin embargo, pierde la interna por una diferencia de mil votos. Se dice que en la contienda influyó Javier Azuara, el diputado que tiene controlada las posiciones plurinominales”, aseguró López Monsiváis.


El académico aseguró que la contienda está marcada por las alianzas que realizaron todos los partidos políticos. Por un lado, los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Revolución Institucional (PRI) y Conciencia Popular.


Una segunda alianza, entre el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y del Trabajo (PT); y una tercera, que no se concretó: la del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con PT y PVEM, por la división que hay entre los agremiados de Morena.


Aún antes de conocer el método de selección de candidatos dentro de Morena, los militantes del partido en San Luis Potosí, llegaron a los golpes en una sesión del Consejo Estatal, pues algunos se posicionaron abiertamente en contra del diputado federal con licencia Ricardo Gallardo, cercano al presidente de Morena, fuera el candidato.


A finales de 2020, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) informó que se inició una investigación en las cuentas del PRD en San Luis Potosí, ligadas a Ricardo Gallardo, mientras fue dirigente estatal del mismo. Santiago Nieto Castillo, informó que se presentaron dos denuncias por presunto lavado de dinero en contra del grupo político “La Gallardía”.


La propia secretaria general de Morena, Citlalli Hernández, se refirió Ricardo Gallardo como “un personaje con un antecedente criminal y con un historial muy negativo”, y apoyó el rechazo de la militancia a la alianza con el Partido Verde.

“Entonces, se armaron estos bloques del Verde y el PT. Morena con una candidata del PRI, exfuncionaria del gobierno de Juan Manuel Carreras y, por el otro lado, César Octavio Pedroza, candidato por cuatro partidos. Esto demuestra que se pierde toda la identidad partidaria, y acaso, el único que gana es Octavio Pedroza al seguir manteniendo los valores conservadores del PAN, en un estado que es muy conservador”, dijo López Monsiváis.

El catedrático de la UASLP consideró que el proceso electoral, también, tiene como contexto, una crisis de los partidos políticos en la entidad, los cuales no han renovado su estructura, por lo que se postuló a personas que han estado cerca de la élite empresarial o de los medios de comunicación.


“Es un proceso inédito por las alianzas. Para mí, es una crisis de los partidos locales, la cual inició con una clase política que no ha renovado cuadros. Lo que vemos es que inició con una incongruencia en las alianzas, así como quien las representa, porque el que iba como precandidato del PAN a la gubernatura, en este caso Javier Nava, acabó siendo candidato de Morena a la alcaldía de la capital del estado. En el caso de San Luis juegan mucho las élites mediáticas y empresariales, lo que lleva a inclinar la opinión mediática”.


Otros de los temas a tomar en cuenta, considera Israel López Monsiváis, es que cualquiera de los contendientes que gane, no tendrá las mejores condiciones para gobernar, ya que el Congreso local estará dividido, a través de compromisos que ya se efectuaron antes de que fueran elegidas las curules.


UN DISCURSO LLAMADO INSEGURIDAD


A mediados del 2005, San Luis Potosí comenzó a vivir una transformación en el tema de inseguridad. Considerada como zona histórica para el trasiego de droga y el arribo de migrantes, la entidad cambió la tranquilidad por la violencia a través de la evidente presencia de dos grupos: el Cártel del Golfo y Los Zetas.


Lo inevitable se hizo visible con el asesinato de Luis Zapata, agente del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), el 15 de febrero de 2011, en la carretera San Luis—Querétaro. La historia oculta de San Luis Potosí también esconde una historia no contada: Heriberto Lazcano, líder de Los Zetas, tuvo como lugar de residencia por más de un año, un rancho ubicado en el municipio de Santa María del Río.


Tras el homicidio, la federación desplegó a elementos de la extinta Policía Federal, lo cual redujo los homicidios y la inseguridad que se registraba en la entidad. Entre los años 2010 y 2015, la entidad disminuyó sus índices de inseguridad.


Pero la tranquilidad fue momentánea. A principios de 2016, San Luis Potosí comenzó a resentir la violencia y la falta de seguridad, la cual ha originado los índices más altos de homicidios dolosos, feminicidios y delitos totales que jamás se hayan registrado en el estado.


Según los registros del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), tan sólo en 2020, el Ministerio Público de la entidad inició 621 carpetas de investigación por asesinatos dolosos (la más alta en la última década); 27 por feminicidio (la segunda cifra más alta desde 2015, cuando inició el registro); así como 45 mil 808 expedientes por el total de los delitos cometidos en el estado.


De acuerdo con Juan Mario Solís, profesor investigador de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, el tema de la inseguridad es la principal prioridad para los habitantes. Los candidatos en la preferencia electoral lo reconocen, sin embargo, ninguno de ellos ha presentado propuestas concretas que permitan a la entidad tener tranquilidad.


“Los grandes temas de la campaña en San Luis Potosí, son la inseguridad, la salud y temas de gobernanza. En el tema de inseguridad, la entidad ha visto un aumento en los últimos años. Todos los candidatos abordan el tema, porque es uno de los temas importantes para los habitantes.


“Sin embargo, las agendas de los tres candidatos que tienen preferencia, es que apuestan por políticas de mano dura o de focalismo punitivo. Incluso, tenemos un candidato, de los que no tienen exceptivas electorales, el cual propone una Ley de Rifle para que los ciudadanos puedan estar armados, en este caso Adrián Ester”, puntualizó.


De acuerdo con Juan Mario Solís, también doctor en Estudios Latinoamericanos y Ciencias Política, los tres contendientes que encabezan las encuestas apuestan por políticas en seguridad pública de represión y no de solución, ya que ninguno de ellos conoce en realidad, a partir de registros oficiales la realidad que viven los potosinos.

“Ellos creen que, con más policías, con acciones de endurecimiento y de combate frontal se va a remediar el problema, sin embargo, eso no va a pasar en San Luis Potosí, ni en ninguna parte del mundo. Todo es populismo punitivo, todo es endurecer penas.

“Ninguno entiende las problemáticas de inseguridad en el estado. No han presentado plan estratégico, tampoco nunca han hablado de los costos directos e indirectos que tiene para los habitantes la inseguridad, no conocen el tema y no lo dimensionan. Mucho menos tienen una agenda para el tema de feminicidios, ellos creen que lo van a solucionar con un padrón de agresores. Esas son sus propuestas más refinadas”, criticó.

El gobernador de la entidad Juan Manuel Carreras, reconoció que los problemas principales que enfrenta la entidad es el tema de la inseguridad, la economía y la salud, estos últimos dos temas ligados a la pandemia del virus Sars-CoV2.


“Hay un momento en el que nos toca vivir a todos, hacer frente a la pandemia, de la cual no se tenía un registro en 100 años, de estas que se le han llamado una crisis económica por diseño. De la mano con eso, hemos tratado de contener temas sociales, principalmente en temas de salud.


Sin embargo, a pesar de ello, mencionó que el proceso electoral del próximo 6 de junio está garantizado a través del despliegue de cuerpos de seguridad que mantendrán el orden antes, durante y después de los comicios.


Fuente: https://lasillarota.com/