Sin digitalización, financieras mexicanas pierden hasta 40% de sus clientes: estudio


La startup Expediente Azul ayuda a las financieras a agilizar la automatización de los procesos de conexión con buró de crédito y legal.


Las financieras requieren de engorrosos procesos de recepción de expedientes para sus procesos, los cuales pueden tener como consecuencia la pérdida de hasta un 40 por ciento de clientes debido a la percepción de trámites complejos, según un análisis de la startup Expediente Azul, que asegura agilizar en 200 por ciento la recolección de requisitos para brindar a sus clientes un servicio más rápido y automático. Los ejecutivos, promotores, vendedores y asesores de las financieras invierten hasta el 50 por ciento de su tiempo en la integración de documentos para otorgar un crédito, ya sea a personas físicas o morales, de acuerdo con datos de Expediente Azul.

“Si no hay expediente no hay negocio y los ejecutivos confunden mucho estar ocupados con ser productivos”, dijo a MILENIO, Juan Carlos González, CEO y cofundador de Expediente Azul.

En Latinoamérica una persona requiere entregar de 15 a 20 documentos para acceder a un crédito y una empresa entre 30 y 40.


Antes de Expediente Azul no había ninguna solución que automatizara la recolección de documentos. En 2017 los emprendedores mexicanos Roberto Ibarra y Juan Carlos González crearon esta solución que a los tres meses ya contaba con algunos brokers hipotecarios como clientes.


Pronto se dieron cuenta de que digitalizar el proceso de originación reduce hasta 30 por ciento los errores en documentos enviados por parte del cliente. Asimismo, identificaron que este tipo de embudos puede hacerlos perder hasta un 60 por ciento de sus operaciones derivado de los problemas de comunicación que se generan durante la integración de requisitos, inclusive, pueden generar hasta un 20 por ciento de explícito descontento por su complejidad percibida. El modelo de negocio de esta plataforma, basado en un SaaS (Software As A Service), especializado en el proceso de integración de expedientes a bajo costo y en poco tiempo, destaca por tener valores como simpleza en su configuración y su fácil arranque de operación que puede generarse en aproximadamente 25 minutos.

“Le pegamos en un dolor fuerte e incidimos en la inclusión financiera y hemos ayudado a que las empresas medianas tengan acceso a capital de manera más sencilla”, dijo González.

La solución ha sido avalada por diferentes fondos de inversión, como Finnovista y Startupbootcamp que invirtieron 100 mil dólares; el extinto Inadem, 65 mil dólares; Paralell18 40 mil dólares, en Puerto Rico; y SEED 30 mil dólares, en Brasil, compartió González.


Una oportunidad inesperada


En medio de la pandemia Expediente Azul encontró que sus clientes no necesariamente tenían que ser financieras. Gracias a eso, al término del 2020, alcanzaron 1.8 veces más ventas que en 2019.

“Creímos que las colocaciones se iban a ir a cero y que iba a haber un gran porcentaje de cartera vencida”, recordó González. Así que, lejos de buscar vender más Expediente Azul ayudaron a sus clientes, “nos hicimos súbitamente expertos en social selling a través de redes sociales, a través de la generación de relaciones a través de contenidos”, explicó.

Y lo inesperado, “descubrimos que las direcciones de crédito y cobranza de las empresas no financieras, como los hospitales y los expedientes que se les entregan a las aseguradoras”. Entonces surgió una oportunidad de negocio de ofrecer sus servicios a las empresas que tienen que dar crédito sin ser financieras.


Al corto plazo, los planes de Expediente Azul, compartió el emprendedor, es superar las 100 instituciones financieras para junio, y en la segunda mitad del año quieren enfocarse a empresas no financieras.


Además, están trabajando en algoritmos de inteligencia y análisis predictivo para que se pronostique la probabilidad del éxito de un expediente, en un futuro Expediente Azul será capaz de automatizar la consulta a buró de crédito y legal, así como la validación de identidad. Todo esto, tendrá como consecuencia, aseguró González, “potenciar la economía, al hacer más fácil el acceso al capital”.


​AMP


Fuente: Milenio