• GMC360

SOFOMES, LA OTRA BANCA EN MÉXICO


Banco de México, reviso a la alza el crecimiento del PIB de México para este 2021, que observa su escenario promedio en un 4.8% y con expectativa de factores como el avance en vacunas y la activación económica vía el TMEC en especial después de junio, que permitan incluso crecer al 6.7%, lo cual es coincidente con diversos especialistas que coinciden en el rebote económico por los USA y la relación de impacto directo de nuestro país.


La situación del 2020 se complicó por la pandemia en especial en los bancos, que si bien se encuentran capitalizados en los requerimientos establecidos, sus portafolios son vulnerables, en especial el consumo y la cartera empresarial, en mi opinión, la cartera hipotecaria tendrá un comportamiento irregular, pues más que créditos de adquisición, el enfoque es mejora de hipotecas y al hecho que están muy concentrados en vivienda residencial.


Los resultados en general fueron malos para los grandes bancos (reducción de las utilidades de 25% a 40% en los principales bancos y su ROE bajo aun solo dígito, un banco extranjero de los importantes con pérdidas y otros que en el pasado reciente fueron líderes del sector, hoy se han ido posicionando en la media tabla), el incremento de la cartera vencida, la creación de reservas, la disminución de portafolio en general, la tecnología y aplicaciones móviles, los han orientado a bajar costos y ser más eficientes, por lo que hay una reducción de sucursales y personal de un 20% en promedio, dato que veremos en el reporte de marzo, anualizado.


Aceleran reducción de personal

La reducción de personal empleado directamente por los bancos y no vía outsourcing, en marzo de 2020, reportaban 128,093 empleados bancarios, para el mes de septiembre de 2020, se despidieron a 22 mil empleados bancarios, cerrando ese periodo con 106,496 empleados bancarios (-20%). Lo relevante es que la mayor parte del personal que labora en los bancos es a través del outsourcing, ese grupo solo se redujo en el mismo periodo con 7,535 puestos para cerrar con 131,746 puestos (-5%), superando en número al personal que si es nómina de bancos y la razón por la que sus Directivos andan algo inquietos.

Con las reformas al outsourcing, se acelerará la reducción de personal, pues ha sido una estrategia que los principales bancos han manejado para bajar sus costos en prestaciones y salarios. Previo a la pandemia de Coronavirus, había 16,883 sucursales bancarias con 51 bancos (hoy son 50), 58 mil cajeros automáticos y se ofertaba más de 48 mil corresponsales bancarios, de los cuales el 50% son Oxxo. La digitalización y los procesos en línea son irreversibles, la disminución de espacios físicos y los centros operativos o los corporativos con centenares o miles de personas no serán más lo que fueron en el siglo pasado y todavía en los últimos dos años.

¿Y las Sofomes apá?


Las Sofomes son entidades financieras dedicadas al otorgamiento del crédito, arrendamiento y factoraje, no pueden captar recursos del público en general. Hay dos tipos de Sofomes, las identificadas como ER, que son aquellas que tiene un vínculo con un Banco o participan en el mercado de valores y las ENR, que son independientes a Bancos, pero que sí son supervisadas y de alguna manera reguladas por la CNBV y la Condusef en cumplir con PLD (prevención de lavado de dinero), así como diversos esquemas de reporte regulatorios que exige la Condusef. Al cierre de 2020 se reportan 1652 Sofomes ENR y 47 ER. Para un total de 1699 entidades identificadas como Sofomes. En principio parece un exceso en número, pero su participación en el mercado de crédito aún es modesto.


Hay Sofomes en cada entidad del país, sin embargo el 70% se concentra en la zona metropolitana de la CDMX, después en segunda posición Monterrey con el 10% de la figura y el 20% restante diluido en las demás entidades del país. Sin embargo este sector no ha logrado cohesión gremial, existen diversas asociaciones, que no trabajan en un solo sentido de unidad, pese a que la figura inició operaciones en 2006, esto es que en 15 años, no se ha logrado integrar una representación gremial sólida, que agrupe a la mayoría de las Sofomes.


Esa interlocución es vital ante el Primer Mandatario, las Autoridades Financieras, los Tribunales del país del fuero común y federal, de los registros públicos, de los notarios, de los corredores públicos, con las otras cámaras gremiales empresariales, se necesita músculo y voz.


Eso ha jugado en su contra para obtener canales de fondeo institucional, generar el pool de emisores de deuda, integrar información estadística única, que ayude a identificar volumen de cartera, personal, corresponsales, alianzas estratégicas, aplicaciones móviles, sectores económicos que apoyan, desarrollo de mejores prácticas contables y regulatorias y sobre todo interlocución de primer nivel con las autoridades financieras.


Lamentablemente el sector ha sido poco apoyado por la Banca de Desarrollo, quien le requiere de criterios de medición en base la contabilidad bancaria, con la Circular Única de Bancos de la CNBV, por lo que esas exigencias rococó limitan el acceso al fondeo de la Banca de Desarrollo. Generando que las Sofomes se orienten mayormente con recursos propios a créditos de consumo (nómina y personales), otra parte a hipotecario (créditos puente y créditos individuales), los menos a sectores de agro negocios y pymes ( algunos con apoyos discretos de la Banca de Desarrollo). Se estima que del total de Sofomes, estén activas no más del 40%, esto es que cuando mucho hay 700 Sofomes en operación, las exigencias regulatorias, la falta de fondeo institucional, tienen anestesiado al sector, cuando podría ser un actor relevante en el negocio y un socio estratégico para Bancos y la propia Banca de Desarrollo en crédito productivo.


Ya hay en proceso dos esfuerzos especiales, el primero es el Crowdfunding con el cual de manera responsable y profesional se integre le levantamiento de capital para orientarlo vía Sofomes a segmentos específicos de negocio (Hipotecario y Pymes), mismo que puede ser de carácter regional, el segundo es el esfuerzo con BIVA, a efecto de integrar el pool de Sofomes por segmento ( hipotecario, Pyme y Agro Negocios), ahí en alianza de calificación de riesgo con la calificadora HRatings, se generen paquetes de pequeñas Sofomes que en un paquete se vuelvan atractivas para salir a mercado de deuda. Hay Casas de Bolsa con experiencia para ese modelo de emisión, de hecho toqué primeramente a la Banca, porque el personal que labora en las Sofomes, proviene en número importante de la Banca, ya no como empleado, sino como Socios y con visión de empresarios en el sector financiero. La digitalización y la atención en línea les abre posibilidades más efectivas sí logran cohesión de grupo y enfoque a fortalecer su fondeo Institucional.


La Banca tiene el respaldo de que su información está certificada en calidad y contenido por CNBV, sino es correcta ahí se señala y es convalidada en el SAT y sus auditores externos.

En el caso de las Sofomes, se requiere certificar la información de todas las Sofomes y no que cada asociación saque sus propias cifras, pues no hay certeza de las mismas.


La autorregulación (Hace 10 años el BID hizo una propuesta que fue cancelada para tener un modelo auto regulatorio de nivel y reconocido internacionalmente, pero prevalecieron otros intereses y ahí quedo todo en un intento) es una opción, con criterios únicos, incluso para dar salida con asesoría a las Sofomes que no pueden continuar y para darle el nivel de madurez que el sector requiere para ser un actor relevante y no solo de unos cuantos jugadores.

¿Las Sofomes en que pueden ser factor para el Mercado?


El mercado busca opciones, que no encuentra en la banca actual, en parte porque esta tiene una visión corporativa, sus cuadros no vienen de la línea de negocio, sino de staff y de la gestión corporativa nacional o internacional, son muy grandes para mirar abajo o bien son bancos medianos o pequeños, que sus principales linea de negocios son el mercado de cambios, el mercado popular de préstamos o el inmobiliario que no atienden los grandes Bancos. Luego entonces para el pequeño y mediano empresario, busca las opciones en sus ciudades o en internet, sí hay oferta pero limitada y la mayoría enfocada a hipoteca de liquidez, es decir el financiamiento más que al negocio o la propuesta van sobre la garantía, lo cual inhibe la posibilidad de negocios.


El crecimiento económico que se pronostica para el país, requiere un sector financiero sólido.

La tecnología no puede sustituir la sensibilidad y conocimientos de los mercados regionales, locales o incluso micro mercados. Ahí es donde la formación y desarrollo de personal sí cuenta y su experiencia bien aplicada generará buenos resultados.


Las Sofomes, cuentan con manuales, sistemas, personal capacitado, capital acorde a su perfil de negocio para que sea a través de ellos las personas y las empresas sean apoyadas. Pueden trabajar en equipo con la Banca de desarrollo (garantías financieras para potencializar los recursos) y con la Banca Comercial y el Mercado de Valores que le den valor agregado a cadenas productivas regionales y desarrollar esos mercados de manera adecuada.


Ese es su reto, buscar como estimular y desarrollar ese mercado de más de 4 millones de unidades productivas en el país. El sector Hipotecario de vivienda media, los créditos puente para vivienda económica, el desarrollo regional de proveedores de la cadena automotriz, el atender y apoyar a los agro negocios de exportación y de sustitución de exportaciones, a los pequeños y medianos industriales y comercializadores en el país y a las mujeres que cada vez son más emprendedoras y que por población, serán un cliente potencial ya nos solo con enfoque social, sino totalmente empresarial.


El crecimiento económico que se pronostica para el país, requiere un sector financiero sólido y robusto, la improvisación y la especulación, han sido elementos negativos, tanto para la banca como para los no bancarios. El espacio financiero para financieros mexicanos están en las Sofomes, de igual manera con la tecnología Fintech (hay 80 millones de mexicanos con acceso a internet y cerca de 30 millones realizan operaciones financieras en línea, por lo que el uso de papel y tramitologia, así como el uso de efectivo irán a la baja drásticamente) y los canales de corresponsalía, hay que integrarlos en una red eficiente, la tecnología y la digitalización, permiten que ya no sea necesario el estar fiscalmente con estructuras costosas y poco eficientes, sino complementar el conocimiento, la experiencia y la vitalidad que nos da la tecnología y la nueva generación de financieros mexicanos.


Fuente: Mario Sandoval Chávez

9 vistas0 comentarios
ContactO

Av. Insurgentes Sur 859, 2do piso, Nápoles, Benito Juárez, 03810, CDMX.

​​

Tel:

556550 7575 / 76

atencionaclientes@gmc360.com.mx

  • Spotify - Círculo Negro
  • WhatsApp
  • Linkedin
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Youtube

© 2020 Copyright Oterces Consultores de México S.A. de C.V.